Internacional

La pesca ilegal desestabiliza la estabilidad política de Somalia

Un nuevo estudio examina cómo la pesca ilegal perjudica la economía de Somalia, exacerba los conflictos y altera la estabilidad política.En aguas somalíes, la pesca ilegal es un problema generalizado. Provoca enfrentamientos entre pescadores extranjeros y nacionales y desestabiliza la vida somalí, según un trabajo del periodista, Munyaradzi Makoni, para Haikaimagazine

Durante al menos siete décadas, los pescadores extranjeros han cosechado el pescado de Somalia con poca o ninguna disuasión. Los enfrentamientos se intensificaron con el colapso del gobierno en 1991. A medida que la guerra civil se apoderó y los señores de la guerra se apresuraron a gobernar, la costa más larga de África continental, con 3,333 kilómetros, quedó repentinamente desprotegida.

En medio del vacío de poder, los pescadores extranjeros ilegales entraron y se llevaron millones de toneladas de pescado. Un nuevo estudio, dirigido por Sarah Glaser, directora interina de Secure Fisheries, un proyecto de la organización sin fines de lucro One Earth Future de EE. UU., Muestra que esta presión pesquera socava las comunidades costeras somalíes al impulsar una competencia desleal y no administrada por recursos naturales finitos.

El arrastre ilegal cerca de la costa somalí destruyó hábitats sensibles, dice Glaser. “Y cuando la pesca ilegal en el extranjero tampoco se informa ni se regula, reduce las poblaciones de peces y socava la capacidad del gobierno somalí de establecer planes de gestión sostenibles. En última instancia, esto reduce la seguridad económica y de medios de vida internos «.

Si bien la pesca ilegal no necesariamente hace que las agitaciones políticas o naturales sean más probables, sí debilita la capacidad de las comunidades costeras somalíes para recuperarse cuando ocurren desastres como una inundación, un tsunami o un conflicto armado, dice Glaser.

Un segundo informe, publicado por Secure Fisheries, detalla el daño generalizado a la estabilidad civil, política y económica de Somalia causada por la captura desenfrenada de las flotas extranjeras ilegales.

En ese informe, la autora principal, Colleen Devlin, divide el pasado reciente de Somalia en tres períodos distintos: de 1998 a 2000, el conflicto entre pescadores nacionales y extranjeros se disparó; entre 2002 y 2010, los piratas somalíes tomaron el control del agua y expulsaron embarcaciones extranjeras; y de 2014 a 2015, la piratería se calmó y las flotas extranjeras regresaron, avivando un nuevo conjunto de tensiones.

Incluso antes de la caída del gobierno en 1991, Somalia tenía leyes pesqueras débiles. Las flotas extranjeras ignoraron habitualmente el territorio marítimo de 200 kilómetros de Somalia. Y los barcos continúan invadiendo la costa para pescar, dice Shafi ‘I Hussein Muse, decano del departamento de pesca en Berbera Maritime and Fishery Academy en Somaliland, un estado autodeclarado en el noreste de Somalia.

«Algunos de ellos están pescando sin tener ninguna licencia de pesca, mientras que otros han logrado obtener licencias emitidas ilegalmente por funcionarios corruptos, principalmente en el ministerio de pesca, tanto a nivel estatal como federal», dice Muse.

Las causas de la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR) en aguas somalíes son similares a las de todo el mundo, dice Glaser. La disminución de las poblaciones de peces hace que algunos capitanes busquen peces fuera de las aguas territoriales; la seguridad marítima insuficiente dificulta el patrullaje del vasto territorio marítimo de Somalia, envalentonando a los barcos rebeldes; y una estructura legal global deficiente para enjuiciar los delitos de pesca INDNR significa que hay poca disuasión.

Glaser señala que no toda la pesca extranjera en Somalia es ilegal y que la pesca legal no tiene los mismos efectos desestabilizadores.

Muse dice que la investigación ayudará a los miembros de la comunidad somalí y a los encargados de tomar decisiones, y a las organizaciones internacionales, a comprender mejor la amenaza que representan los buques extranjeros que pescan ilegalmente y sin una supervisión adecuada.

Sin embargo, con más de una docena de países que pescan ilegalmente en aguas somalíes y en las aguas de otros países costeros africanos, Glaser dice que la comunidad internacional debe asumir la responsabilidad de sus flotas pesqueras.

Leave a Reply

3042   Post in our HUB Storage

¡SUSCRÍBETE!

Contáctanos

Search

SUSCRIPCIÓN A EUROPA AZUL

¿No estas suscrito a Europa Azul?

La información más profesional del sector pesquero Mándonos tu email y nos ponemos en contacto. Te regalamos nuestro último número

¿Quieres recibir noticias gratis de Europa Azul?

Revistas

Revistas

Directorios

Directorios