Galicia

Nueva Pescanova S.L. aclara que no tiene nada que ver con Pescanova S.A.

Nueva Pescanova está haciendo un ejercicio de difusión explicando que no tiene nada que ver con la antigua Pescanova que tiene pendiente con la justicia abordar como Manuel Fernández de Sousa,  expresidente de Pescanova, antaño admirado empresario en Galicia, llevó a cabo un supuesto fraude sistemático que, según el auto dado a conocer  por el juez José María de la Mata, logrando tergiversar las cuentas de la compañía por cantidades milmillonarias. El documento, de 131 páginas, desgrana algo parecido a una estafa piramidal, un trilerismo contable que generó decenas de miles de facturas falsas gracias a las que la pesquera conseguía liquidez a corto plazo para invertir en proyectos faraónicos de acuicultura que no lograban despegar para tapar los agujeros

Por ello Nueva Pescanova SL se ha dado el tiempo de aclarar que ellos no tienen nada que ver con la Pescanova de antes de 2015, cuando se descubrió que la compañía tenía un agujero de 2.400 millones de euros en deudas no contabilizadas en 2011.

Tal y como explican desde Grupo Nueva Pescanova, la empresa nació en 2015 “con un proyecto ilusionante de crecimiento e innovación. El Grupo y su equipo de gestión son distintos de los que tuvo vieja Pescanova (Pescanova S.A.), son dos empresas diferentes”.  Su huida hacia adelante se convirtió en la forma de trabajar común en una empresa cotizada con medio siglo de historia y una gran reputación. Terminó rescatada por la banca acreedora.

Por ello Pescanova SAson el grupo de accionistas que quedó atrapado y posteriormente diluido en el 1,6 por ciento de la nueva compañía, después que sufriera una quita de 1.800 euros. Es en esa parte de Pescanova, donde están los ejecutivos responsables de la gestión, y entre los que se encuentran los imputados en el macrojuicio que debe celebrarse próximamente para esclarecer las responsabilidades derivadas de todo lo ocurrido.

Nueva Pescanova es por tanto, el resultado del rescate de la banca acreedora de la “vieja” Pescanova.

Mientras, la Nueva Pescanova intenta – con su potente marca – seguir adelante con nuevos productos, siguen las desinversiones previstas en el Plan Estratégico; primeramente  en Mira (Portugal) con la venta de la piscifactoría portuguesa de rodaballos, o con la venta de las granjas de langostinos en Honduras, e inversiones en langostinos en Nicaragua.

La marca Pescanova es uno de los mayores valores de esta Sociedad Limitada que está luchando, con innovación, por salir adelante. En 2016 facturó 1.060 millones de euros, tiene 12.000 empleados (1.000 más que antes). La empresa a pesar de estos buenos datos el pasado año perdió 35 millones de euros.

 

Leave a Reply

1719   Post in our HUB Storage

¡SUSCRÍBETE!

Contáctanos

Search

SUSCRIPCIÓN A EUROPA AZUL

¿No estas suscrito a Europa Azul?

La información más profesional del sector pesquero Mándonos tu email y nos ponemos en contacto. Te regalamos nuestro último número

Suscríbete

Revistas

Revistas

Directorios

Directorios