Industria Naval

Navantia espera cerrar la construcción de tres corbetas para Arabia Saudí

Navantia espera cerrar el contrato de las corbetas para Arabia Saudí. Serían cinco barcos. Pero extraoficialmente, dentro de la empresa pública, las noticias son claras: en dos o tres semanas habrá “buenas noticias” sobre este asunto. En esa fecha se espera conocer ya al fin cuándo se procederá a la firma.

Esta revista ha podido saber que es la consigna trasladada esta misma semana por el nuevo director de la factoría de San Fernando, José Antonio Rodríguez Poch, a los miembros del comité de empresa. También es cierto que de puertas para afuera impera el silencio. Nadie puede hablar de este asunto por lo delicada de la operación. Las críticas políticas que este contrato acarrea desde hace más de un año, cuando se conoció la negociación, han hecho que la construcción de las cinco corbetas en la Bahía de Cádiz se haya convertido en una carrera de obstáculos.

Primero se aguardó, hasta en dos ocasiones, a la visita oficial del rey Felipe VI al país saudí. Hubo acuerdo entre casas reales pero no se sustanció en el contrato que significara el inicio de los trámites previos a la construcción. Después se habló del ramadán, incluso de la visita del presidente de Navantia a Arabia en pleno verano. Tampoco se produjo tal circunstancia.

Sin embargo, esta vez las sensaciones son otras. Este hecho sí trascendió ayer gracias a un comunicado emitido por la sección sindical de CCOO en el astillero isleño. Comisiones dio a conocer el encuentro mantenido con Rodríguez Poch “recién llegado de Arabia”. En el comunicado, el sindicato detalló que “el primero de los retos que plantea -el nuevo director- es la consecución y consolidación de una carga de trabajo estable haciendo una breve referencia a la situación del contrato con Arabia Saudí”.

Más adelante, CCOO añade que el nuevo responsable de la factoría “destacó el ambicioso plan de inversiones, en parte orientado al contrato con Arabia Saudí, que está en marcha y que permitirá a la factoría dotarse de los medios materiales y recursos necesarios para su modernización y puesta al día de sus instalaciones y así asegurar la capacidad productiva y la primera línea en la parrilla del mercado naval militar”.

Por último, el comunicado expresó que “abordó el tema del ansiado contrato de las cinco corbetas con Arabia Saudí, que nos hace mantener una visión optimista y tranquilizadora respecto a este programa”.

Las fuentes consultadas por este periódico, más allá de lo expresado de manera pública por los sindicatos, también insistieron en que no es la primera vez que se da una fecha y finalmente se retrasa. De hecho, la primera vez que se habló del programa para Arabia Saudí fue en enero de 2016. Sin embargo, las sensaciones trasladadas por Rodríguez Poch parecen ser esta vez más positivas y contundentes que en ocasiones anteriores.

De confirmarse, la noticia llegaría justo cuando los sindicatos están a la espera de iniciar la negociación de un plan industrial que tendría su impacto en caso de comenzar la construcción de las cinco corbetas. Para empezar, habría que ver si los cinco barcos completos se hacen en la Bahía o si, como ocurrió con los petroleros que fabrica Puerto Real, alguna de sus partes se deriva a los astilleros gallegos.

Las mismas fuentes también hicieron alusión a la noticia publicada por este periódico días atrás, acerca del acuerdo de confidencialidad firmado entre Arabia y España en materia comercial y de defensa. “Si no va a producirse una relación de ese tipo entre ambos países no tiene mucho sentido firmar un acuerdo así, con lo que también puede tener relación”, aseguraron.

Pero, por si acaso, en la reunión con el nuevo director de Navantia en San Fernando también se puso sobre la mesa un plan B. El comité de empresa trasladó a Rodríguez Poch la necesidad de, si fallan las corbetas, no olvidar la importancia de insistir ante el Ministerio de Defensa para adjudicar al astillero isleño la segunda fase de los Buques de Acción Marítima (BAM), pero completa. San Fernando ha fabricado el primero de esa segunda serie y Ferrol otro más pero, en caso de no llegar a ningún acuerdo con Arabia, contar con nuevas unidades que producir sería la tabla de salvación del astillero isleño, que es el que cuenta con mayor número de trabajadores de todos en la Bahía de Cádiz.

Plan industrial para una empresa “descentralizada”

En la reunión con el nuevo director de Navantia en San Fernando, el comité de empresa trasladó la necesidad “urgente” de poner en marcha “un plan de futuro”, aunque previamente consideran vital “el cumplimiento en su totalidad del tercer convenio colectivo” de Navantia. Al respecto, los representantes sindicales insistieron en “la importancia del plan de inversiones para modernizar el astillero y, por encima de todo, el incremento de la plantilla”. Por su parte, José Antonio Rodríguez Poch planteó “la oportunidad que para el astillero supone la descentralización que desde la dirección de la compañía se va a impulsar en esta nueva etapa, ya que permitirá una optimización de los recursos y una gestión más eficiente al estar situada la toma de decisiones próxima a los centros de producción. Ello conlleva una responsabilidad añadida al depender más de nosotros mismos, desafío para el que considera que el personal de San Fernando está más que capacitado”, indicó CCOO.

Plantilla envejecida

Uno de cada cuatro trabajadores de los astilleros de la Bahía de Cádiz tiene hoy más de 60 años. Los tres astilleros de Navantia en la Bahía de Cádiz viven en la actualidad una situación muy poco vista tanto en la historia de esta compañía como en cualquier otra empresa de renombre. Y es que uno de cada cuatro trabajadores tiene hoy más de 60 años de edad y, por tanto, estará jubilado a lo largo de los cinco años de aplicación que prevé el plan estratégico elaborado por Navantia y que expirará en 2022.

Este hecho, que se repite en los demás astilleros de esta empresa pública, es lo que ha motivado que el rejuvenecimiento de la plantilla se convierta en una de las piedras angulares de este documento de futuro que se quiere empezar a negociar con los representantes de los trabajadores.

Las cifras que baraja la empresa son cuanto menos sorprendentes. Así, de los 5.200 trabajadores que tiene ahora Navantia en plantilla, la friolera de 1.257 (más del 24%) cumplirán los 65 años entre 2018 y 2021. En el caso de la Bahía de Cádiz ese porcentaje se eleva un par de puntos más, en concreto hasta el 26,2%. Y es que de los 1.640 operarios que suman los astilleros de Puerto Real, Cádiz y San Fernando, la cifra de trabajadores que superan los 60 años de edad y que, por tanto, ven su jubilación a la vuelta de la esquina, llega actualmente hasta los 431.

Pero es que hay otro dato que es igual o más alarmante si cabe y es que hasta el 70% del total de la plantilla de Navantia en España rebasa en la actualidad los 50 años de edad.

Este claro envejecimiento de la plantilla es entendido por la compañía como un lastre evidente, habida cuenta de que, obviamente, la inmensa mayoría de trabajos en los astilleros requiere de un esfuerzo físico y de unas capacidades que cualquier persona va perdiendo con la edad

Leave a Reply

834   Post in our HUB Storage

¡SUSCRÍBETE!

Contáctanos

Search

SUSCRIPCIÓN A EUROPA AZUL

¿No estas suscrito a Europa Azul?

La información más profesional del sector pesquero Mándonos tu email y nos ponemos en contacto. Te regalamos nuestro último número

Suscríbete

Revistas

Revistas

Directorios

Directorios