Noticia general

Los marineros de Xabia se comprometen con la preseservación del ecosistema marino

Los marineros de Xàbia se comprometen con la preservación de la riqueza pelágica con acciones como la de salvar los huevos de los tiburones pintarroja.«Los pescadores no somos depredadores, sino custodios de los ecosistemas marinos».

«Hay un cambio de conciencia en los pescadores. No somos depredadores, sino custodios y divulgadores del medio natural». Lo dice Amadeu Ros, el patrón del Cap Prim Segon, una embarcación de arrastre de Xàbia que pone proa hacia la pesca sostenible. La tripulación de este pesquero libera a los tiburones que accidentalmente atrapa en sus redes. Es una maniobra complicada y que lleva su tiempo (pueden ser ejemplares de 300 kilos y más). El Cap Prim Segon también ha participado ahora en el proyecto de la Fundació Oceanogràfic de salvar los huevos de tiburones pintarroja (musola, gatet o moixina) de los descartes de pesca. El domingo el Oceanogràfic, los buceadores del club Pelicar y la Associació de Barques Tradicionals liberaron en la bahía de Xàbia siete de estos pequeños e inofensivos tiburones. Entre las embarcaciones que salieron al mar, destacó un precioso llaüt de vela latina.

La suelta forma parte del proyecto «Xàbia» que lleva a cabo el Oceanogràfic. En este litoral están algunos de los ecosistemas marinos más valiosos de la Comunitat Valenciana. Los técnicos del Oceanogràfic han realizado en los últimos meses unas 40 catas en la posidonia oceanica. Han constatado que las praderas más expuestas a los fondeos masivos sufren regresión. Urge poner freno a que la náutica de recreo eche el ancla por doquier.

La musola era hasta ahora una especie de descarte. Pero los marineros de Xàbia están comprometidos con la preservación de la riqueza pelágica. Recuperan los huevos de las hembras embarazadas y los que se enganchan en las redes. Las nuevas crías nacen en cautividad en acuarios del Oceanogràfic. Los pescadores arriman el hombro en la supervivencia de la pintarroja.

Pepa Ferrando, de la Fundació Oceanogràfic, explicó que estos inofensivos escualos viven a gran profundidad y se alimentan de gambas y pequeños peces. Los ejemplares ahora liberados se han marcado con una tinta especial fluorescente. Los buceadores los identificarán al primer fogonazo de sus linternas. Este proyecto y el compromiso de marineros como Amadeu Ros son un ejemplo de la inquietud que prende en las cofradías de la Marina Alta por impulsar la pesca sostenible.

Leave a Reply

2561   Post in our HUB Storage

¡SUSCRÍBETE!

Contáctanos

Search

SUSCRIPCIÓN A EUROPA AZUL

¿No estas suscrito a Europa Azul?

La información más profesional del sector pesquero Mándonos tu email y nos ponemos en contacto. Te regalamos nuestro último número

Suscríbete

Revistas

Revistas

Directorios

Directorios