Noticia general

Expectación ante los acuerdos para aguas exteriores del Congreso ONU

El sector pesquero mira con expectación la apertura del Congreso de la ONU, tras arrancar el martes los debates para negociar un tratado que regule las aguas internacionales, aquellas que están más allá de las 200 millas de los Estados ribereños. La excusa son los recursos genéticos, valiosos tesoros de ADN vegetal y animal, apetitosos para un sinfín de empresas que buscan mejores cosméticos, medicamentos sanadores y mayores rendimientos en cultivos, ahora sin un marco que reglamente su explotación. Y lo mismo ocurre con el petróleo, el gas y otros recursos.

La intención de la Conferencia Intergubernamental (CIG) durante las dos semanas que durarán los debates es comenzar a poner los pilares de un tratado jurídicamente vinculante para proteger la biodiversidad marina en áreas de alta mar. Será la primera de una serie de cuatro sesiones que deberían desembocar en un 2020 con unas reglas de juego claras, un texto en el que quede definido cómo proteger y conservar estas zonas mediante el establecimiento de Áreas Marinas Protegidas (AMP), la generalización de las evaluaciones de impacto ambiental (EIA) para las actividades que puedan causar daños en el mar y la mejora de la investigación ambiental.

El diputado y coportavoz de Equo Juantxo López de Uralde ha registrado una pregunta parlamentaria en la que se interesa por el papel de España en la negociación de la ONU sobre protección de los océanos en alta mar -que se celebra en Nueva York-, la sobrepesca y la contaminación por plásticos.

La pregunta del grupo parlamentario confederal Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea recuerda que hasta ahora las aguas internacionales (que suponen dos tercios de la superficie total de los océanos) han estado gestionadas “sin una jurisdicción clara” y con unas normas “inadecuadas para su protección”.

El meollo estará en cómo se comparten los valiosos recursos genéticos marinos. Porque no hay que perder de vista que el mercado global relacionado con la biotecnología marina alcanzaría los 6.400 millones de dólares para el 2025.Campaña¿Y la pesca? ¿Cómo afectará ese marco jurídico en ciernes a esta actividad extractiva? Ni el sector se atreve a predecirlo. Está expectante, atendiendo de reojo a los movimientos. Y recelosa. Porque «todos esos informes, estudios y noticias que han estado saliendo sobre que se va a agotar el pescado, de lo mala que es la pesca de arrastre, de los corales y fondos vulnerables no son por casualidad», sostiene Javier Garat, secretario general de Cepesca, la patronal pesquera española. Según su tesis, forman parte de una campaña lanzada por los ecologistas paralela a la reunión de la Conferencia Intergubernamental para que ese marco jurídico internacional también afecte a la pesca y encorsete más la actividad. Y a diferencia de la explotación del tesoro genético que guardan las aguas «de todos» o de los hidrocarburos que almacenan, la pesca ya tiene reglas: la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CDM), el acuerdo de Nueva York, como se conoce al que regula las poblaciones de peces altamente migratorios, y las mismas organizaciones regionales de pesca (ORP), los foros multilaterales en los que los países pactan reglas de gestión para las especies pesqueras bajo su jurisdicción.

Precisamente la pesca española teme que con ese tratado internacional que se está buscando ahora en Nueva York se pretenda puentear a las ORP creando un organismo al que queden supeditadas. Eso es algo a lo que Cepesca «se opone totalmente», explica Garat, que defiende una fórmula jurídica de gestión que funciona. Especial énfasis en que la protección de los mares no está reñida con el arrastre de fondoQue la pesca esté siguiendo no sin suspicacias lo que ocurre estos días en la sede de la ONU no es por capricho. Está más que escaldada de sobresaltos inesperados. Hace año y medio, sin ir más lejos, apenas tres meses después de haber convencido en Nueva York a los países de que es posible proteger los hábitats vulnerables sin tener que prohibir por completo el arrastre de fondo, se encontraron con un acuerdo adoptado en una cumbre de ministros de Medio Ambiente en el marco del congreso de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) que proponía vedar a la pesca el 30 % de los mares.

Y más estupefactos se quedaron cuando supieron que la representación de España de había abstenido. Ni siquiera votó en contra. Si entonces, cuando Agricultura, Pesca y Medio Ambiente estaban en una misma cartera, ocurrió eso, ahora, que los asuntos medioambientales se los ha llevado Ribera para su Transición Ecológica, deben prestar todavía más atención a lo que puede salir de una Conferencia Intergubernamental que se extenderá hasta el próximo día 17 en la sede neoyorquina de Naciones Unidas.La traca final para alcanzar ese acuerdo jurídicamente vinculante viene precedida de casi un decenio de preparativos. Prevé acabar en el 2020 con un texto que garantice la protección medioambiental de las aguas internacionales; esto es, más de dos tercios del total de los océanos y que son compartidas por todos los países. Y entre los problemas que se citan aparece, además de la contaminación, la sobrepesca y la pesca ilegal.

Los conservacionistas juzgan “crucial” los resultados del Congreso de Naciones Unidas (ONU). Así ponen como ejemplo lo courrido con la tortuga laúd como una de las criaturas más distintivas de nuestro planeta. Puede vivir durante décadas y crecer hasta pesar hasta dos toneladas. Es el reptil viviente más grande de la Tierra y sus raíces evolutivas se remontan a más de 100 millones de años. “Las tortugas laúd son fósiles vivientes”, dice el oceanógrafo Profesor Callum Roberts, de la Universidad de York. “Pero no están floreciendo. De hecho, están siendo aniquilados a un ritmo extraordinario, particularmente en el Océano Pacífico, donde su número ha disminuido en un 97% en las últimas tres décadas. Ahora están críticamente en peligro allí “.

El político ecologista, que pregunta por la representación española en la negociación de la ONU, recuerda que “España lidera la lista de Estados miembros de la UE con porcentajes más altos de sobrepesca” motivo por el cual pregunta sobre la posición española respecto al “establecimiento de una legislación global y vinculante que establezca límites en cuanto a las capturas para garantizar una pesca sostenible”.

También se interesa por el problema de los vertidos de residuos plásticos al mar y tras aseverar que España es “el país que más plásticos vierte al Mediterráneo después de Turquía” pregunta si el Gobierno considera prioritario abordar este tipo de contaminación en la negociación, así sobre las medidas que propone al respecto.

Equo ha registrado además otra cuestión en el Congreso en la que, de cara a la reunión de la Comisión Ballenera Internacional (CBI) que comienza el próximo lunes, día 10, pregunta si España prevé realizar alguna acción contra la práctica de caza que se lleva a cabo en las Islas Feroe denominada “Grindadráp”, aprovechando el periodo de migración de estos cetáceos.

En concreto pregunta si se tiene pensado exigir a Dinamarca que deje de apoyar al gobierno de Feroe en esta práctica.

“A pesar de que en 1986 los países de la Comisión Ballenera Internacional (CBI) acordaron una moratoria global contra su caza, lo cierto es que tres países desarrollados -Noruega, Islandia y Japón- las continúan cazando”, ha expuesto López de Uralde, para quien esta práctica es un “crimen injustificable”.

Las tortugas laúd, aluden los ecologistas “están sufriendo por varias razones. Han sido cazadas por su carne durante siglos y la expansión de los centros turísticos desorganiza a las tortugas cuando llegan a tierra para desovar en las playas de arena. Pero la causa de la disminución más reciente y masiva en el número de Dermochelys coriacea tiene una causa mucho más perniciosa: la pesca con palangre en alta mar”.

Esta falta de protección ha enfurecido a los conservacionistas que durante más de una década han estado instando a que se tomen medidas globales para proteger la biodiversidad de alta mar. Esta presión ahora ha producido una respuesta internacional. El próximo mes se celebrará en Nueva York una gran conferencia, organizada por las Naciones Unidas, en un intento por lograr que los gobiernos acuerden medidas para proteger la alta mar antes de que su biodiversidad sufra daños irreparables. A esto le seguirán otras reuniones destinadas a crear un tratado que controle y proteja la vida silvestre para 2020.

“Estas negociaciones representan la mayor oportunidad en la historia para decidir el futuro de nuestros océanos”, dijo Sandra Schöttner de la campaña Global Oceans de Greenpeace. “La vida de nuestros mares -desde delfines y tortugas hasta ballenas azules- depende del resultado de los próximos dos años de discusiones. Los gobiernos ahora tienen la oportunidad de entregar un tratado que nos permitirá proteger los océanos por primera vez “.

Poco más del 70% de nuestro planeta está cubierto de océanos y de ese océano, el 58% se encuentra fuera de la jurisdicción nacional. Estos son los mares y se encuentran fuera del límite de 200 millas náuticas que se extiende desde las costas de los países individuales y marca los límites de sus aguas nacionales. Fuera de estos límites, en alta mar, simplemente no hay protección efectiva para criaturas, plantas o hábitats.

Y las tortugas laúd no son las únicas criaturas que están sufriendo o que se dirigen a la extinción gracias a esta falta de protección. El número de ballenas, tiburones, aves migratorias, incluido el albatros y muchas otras criaturas también está disminuyendo rápidamente, con el resultado de que especies como la ballena franca del Atlántico norte ahora se encuentran peligrosamente cerca de la extinción. De hecho, ecosistemas enteros están amenazados, como está sucediendo en el Mar de los Sargazos, en el Atlántico Norte.

Descubierto por Cristóbal Colón y conocido por las esteras de algas Sargassum que cubren su superficie, el Sargasso es el único mar en nuestro planeta que no está bordeado por tierra. Sus extremos están definidos por las corrientes oceánicas que lo rodean y lo contienen. (Estas son las Corrientes del Golfo, y las corrientes ecuatoriales del Atlántico Norte, Canarias y Atlántico Norte).

La ballena franca

Y dado que el Mar de los Sargazos es la zona de desove tanto para la anguila americana como para la europea, cualquier amenaza a su integridad ambiental es una cuestión de considerable importancia para muchas naciones, aunque puedan serlo. A miles de millas de distancia. “El mar de los Sargazos es un ejemplo perfecto del tipo de amenazas que enfrenta la vida en alta mar y pone de relieve cuán desesperadamente necesitamos un nuevo y poderoso cuerpo legal que pueda proteger estos lugares vulnerables”, dice el conservacionista marino Richard Page, que ha trabajado estrechamente con Roberts para presionar por un tratado de biodiversidad en alta mar. “Sería un lugar excelente para la protección. El océano Ártico central sería otro como lo serían las aguas sobre la cresta del Atlántico medio. Todos tienen una importancia ecológica considerable. “Otro ejemplo de las crisis que enfrenta la vida en alta mar es la ballena franca del Atlántico Norte. Fue cazado cerca de la extinción a mediados del siglo 20, pero las cifras se estaban recuperando para el año 2000, gracias a una moratoria internacional. Sin embargo, en los últimos años, la población ha vuelto a colapsar. Como resultado, se cree que hay menos de 100 hembras reproductoras maduras que quedan vivas. Se cree que la especie está cerca de la extinción, con solo unas 100 hembras reproductoras maduras.

Varios factores están involucrados en la situación de la ballena derecha. Cada vez más son bombardeados por buques portacontenedores o petroleros a medida que aumenta la navegación en el Atlántico. El ruido de los dispositivos de sonar navales y el enredo en los aparejos de pesca también juegan un papel importante en sus muertes y lesiones. Algunos sobreviven, pero muchos están demasiado estresados ​​o heridos para reproducirse. Como resultado, los biólogos marinos han advertido que la ballena franca del Atlántico Norte -considerada una historia de éxito de la conservación hasta hace pocos años- podría extinguirse para 2040. Y luego hay aves marinas. Los datos sobre todas las colonias monitoreadas de aves marinas en todo el mundo desde 1950 muestran que las poblaciones han caído en un 70%, dicen los conservacionistas. Hay muchas razones para este declive.

Plásticos

El aumento de los niveles de plásticos, que están asfixiando a las aves marinas jóvenes, es otro. Además, los problemas se derivan del hecho de que muchas islas en las que las aves marinas tienen colonias han visto poblaciones de ratas y gatos en rápido crecimiento, con consecuencias devastadoras. Ahora se necesitan medidas urgentes para abordar todas estas amenazas, dicen los biólogos. Sin embargo, sin una comisión de alta mar -un objetivo principal de la próxima conferencia de la ONU- para limitar la sobrepesca y el envío, poco se puede hacer, dicen. “Primero necesitamos una comisión general de alta mar que luego tendría el poder de establecer áreas marinas protegidas en zonas clave, como el Mar de los Sargazos “, dice Will McCallum, jefe de los océanos de Greenpeace. “Necesitamos un mandato legalmente vinculante para proteger, no solo para explotar nuestros océanos”. En la actualidad, los únicos organismos que controlan las actividades humanas en alta mar son los establecidos para controlar las industrias: pesca, petróleo, minerales del fondo marino y transporte marítimo. Estos forman un mosaico de alrededor de 20 organizaciones reguladas por la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar. En el caso de quienes participan en la protección de la pesca, se han establecido grupos conocidos como organizaciones regionales de ordenación pesquera para mantener poblaciones sostenibles de varios peces, como el atún rojo, en regiones de alta mar. Sin embargo, en muchos casos, no han logrado controlar la pesca no reglamentada y sus tasas de éxito en la protección de las poblaciones de peces a menudo han sido pobres, a veces lamentables, dicen los biólogos.

Un ejemplo es proporcionado por la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (Iccat). que maneja las pesquerías de atún rojo (así como de tiburón y pez espada). “Sin embargo, ha permitido que los números de este pez comercialmente importante disminuyan a tal nivel que ahora representan el 3% de su total en 1960, dejando a la especie al borde de la extinción. La reserva natural más grande del mundo planeada para la Antártida en la campaña mundial “Iccat no ha logrado detener la sobrepesca del atún, lo único que se estableció para lograrlo, y se ha conocido como Conspiración internacional para capturar todo el atún”, dice Roberts. “Y, en menor medida, eso es cierto para los otros grupos regionales de gestión pesquera. Tenían un trabajo: proteger a los peces en su región, y lo han estropeado “.

Areas de protección

Se establecerán áreas protegidas marinas (AMP) en las que la pesca sea limitada o prohibida hasta al menos 30% de las alta mar podría ser acordonada y protegida. Estas medidas no detendrían los plásticos que se arremolinaban en los océanos y ahogaban a las aves marinas. Tampoco evitarían que los océanos se calentaran o que sus aguas se volvieran más ácidas. Pero les daría a sus habitantes una mayor capacidad de recuperación para hacer frente a estas tensiones. En los últimos años, se han establecido varias áreas marinas protegidas en las aguas costeras, pero en la mayoría de los casos las medidas para protegerlas han sido débiles. Los partidarios del tratado de alta mar prevén controles mucho más estrictos para sus AMP. Las capturas de peces estarían muy reguladas, posiblemente hasta el punto de detenerlas. Además, se solicitará a las naciones con acceso a tecnología satelital y otros equipos de seguimiento que ayuden a monitorear las nuevas AMP y ayuden a hacer cumplir las reglamentaciones. Los gobiernos individuales aún tienen que aclarar sus posiciones sobre cómo apoyarán estas propuestas, pero los observadores esperan que la conferencia producir resultados Consideran la reunión de Nueva York como el equivalente oceánico del acuerdo climático de París. Hasta la fecha, Islandia, Japón y Corea del Sur -las principales naciones pesqueras- han indicado su apoyo y aunque Rusia y EE. UU.

No han dicho que respaldarán la idea de un tratado que no han anunciado ninguna oposición. Solo cuando comience la conferencia, el 4 de septiembre, los observadores tendrán una idea clara de cómo se trazarán las líneas de batalla, si es que las hay. Casi todos los océanos del mundo están dañados por el impacto humano, según un estudio moreLiz Karan of the Pew Charitable Trusts, que ha seguido de cerca el tema, sigue siendo optimista. “La mayoría de la gente en la Tierra ahora vive cerca de la costa”, dice ella. “Ellos entienden las aguas costeras, pero hasta hace poco había una falta de conciencia sobre lo que estaba sucediendo en alta mar. Era un lugar interminable en el horizonte y podía absorber todo lo que arrojabas. Pero la conciencia reciente de cuestiones como la contaminación por plástico ha cambiado eso, y también hay una apreciación más generalizada del papel que desempeñan los océanos en el control del clima. Publicidad “La gente está empezando a darse cuenta de que los mares pueden hacer mucho más. , y que existe una necesidad de una mejor conservación en alta mar. Creo que los gobiernos se darán cuenta de que cuando todos comiencen a hablar el mes que viene “. Pero si no logran un acuerdo, las consecuencias serán sombrías”, dice Roberts. “Ha llevado años de negociaciones establecer esta conferencia. Si perdemos esta oportunidad, probablemente no tendremos otra oportunidad de salvar la alta mar durante otros 40 años. Para entonces, probablemente ya no quedará mucho que valga la pena proteger.

Leave a Reply

1728   Post in our HUB Storage

¡SUSCRÍBETE!

Contáctanos

Search

SUSCRIPCIÓN A EUROPA AZUL

¿No estas suscrito a Europa Azul?

La información más profesional del sector pesquero Mándonos tu email y nos ponemos en contacto. Te regalamos nuestro último número

Suscríbete

Revistas

Revistas

Directorios

Directorios