Marina Mercante

Rafael Lobeto aboga por una Política Marítima que ponga a España en lo alto de las decisiones mundiales

El fundador de Sasemar y antiguo máximo responsable de la Dirección General de la Marina Mercante, Rafael Lobeto Lobo aboga por la unión de todos los entes marítimos en favor de revitalizar las actividades marítimas, de carga y pesqueras, así como la profesionalización del salvamento marítimo. El miembro la Academia de la Mar aboga por frenar «el reguero de puestos de trabajo que están desapareciendo en toda la cadena de valor del mar «con un inútil registro de buques», al tiempo que aboga por tomar medidas rápidas y eficaces en el Salvamento Marítimo (Sasemar), «un sector que fuimos pioneros y que ahora ha quedado obsoleto».

Entre dichas entidades que han encontrado eco de su apoyo están desde la Fundación Cousteau, a la que pertenece, la fundación Titanic, el Cluster Marítimo, la Liga Naval o los empresarios de diferentes organizaciones, con los que acuerdan impulsar una nueva Política Marítima.

Lobeto, expresidente fundador de Sasemar, destacó la labor de Salvamento Marítimo, que «ha salvado más de 350.000 vidas». También sostuvo que es urgente elevar el nivel institucional de Sasemar y considera que «la dirección de las emergencias en la mar debe ser profesional y no política», de modo que sea «un cargo que dependa directamente de la Presidencia del Gobierno y no de niveles políticos intermedios». Para ello, aboga por un Ministerio del Mar que «si existe en Portugal». Entre sus recomendaciones se mostró partidario de dotar al actual modelo de acción y vigilancia marítima, que se apoya en la Armada, la Guardia Civil del Mar y Sasemar, de «un órgano de coordinación permanente que evite el actual despilfarro y la inseguridad, y gane eficiencia en la acción pública en la mar».

EL exdirector de Marina Mercante cree, además, que «debe recuperarse de inmediato la colaboración inicial de los armadores españoles de remolcadores y servicios portuarios» y «debe contarse de nuevo» -añadió- «con los marinos civiles y militares desperdiciados en su mejor momento profesional, con graves pérdidas para el Estado». Recomienda que ambos colectivos sean «permanentemente reciclados en el Centro de Seguridad Marítima Integral Jovellanos Jovellanos de Gijón y en el buque-escuela de la Marina Civil Española».

Afirmó no entender como empresas pioneras en el ámbito mundial no posibilitan que España ocupe un papel transcendental en la Politía Marítima.

En sus dos conferencias que tiene previsto impartir en Bilbao y Donostia, Lobeto Lobo, hablará también de la necesidad de llevar a cabo la limpieza de playas y mares. Para ello, propone llevar a cabo una labor de reciclaje de plásticos. Lobeto tiene en su haber una larga carrera profesional, con cargos relevantes en el Instituto Social de la Marina y en la Administración Marítima: jefe de Fomento y Empleo de la Dirección Provincial del ISM en Barcelona, jefe del Servicio de Empleo en la Dirección General del ISM y subdirector general de Acción Social Marítima. Del ISM pasó, en 1989, a director general de Marina Mercante, cargo que implicaba los puestos de presidente de SASEMAR, consejero de Puertos del Estado, consejero de Compañía Trasmediterránea, consejero de Compañía Transatlántica Española, presidente de Remasa y representante de España ante la OMI.

Así, mostró su preocupación por «las pérdidas constantes de nuestro pabellón, tanto en el primer registro y en el abandonado REBECA como en Armadores, Navieros y tripulaciones. Las consecuencias de la falta de apoyo de los gobiernos hacia la marina mercante son nefastas. Nuestras universidades viven de espaldas a la mar, nuestras instituciones ignoran nuestra historia marítima, la de un pueblo que, junto a Portugal, descubrió el mundo. No es imaginable el desarrollo sin mar y en España mucho menos. «No existe relevo generacional. A este paso el pescador va a ser un monumento del pasado».

Entre las causas por las que se ha llegado a esta situación, «es que después de ser pioneros y definir y delimitar las competencias civiles y militares, así como las de salvamento nos viéramos obligados a mantener un modelo de dispersión y no de concentración. La palabra mágica que inventé en su día fue coordinación, firmé convenios con todo el mundo y SASEMAR es ahora un bueno modelo, pero no ha habido impulso y se ha quedado obsoleto» Para ello se preguntó qué hacer en España para que no muera nadie y las respuestas deben estar a la altura del reto que, como españoles y europeos, tenemos. Mueren inmigrantes, refugiados, mujeres y niños sin que nadie se preocupe por ellos. Nuestros principios nos obligan a todos a actuar de nuevo».

Dentro de las reuniones mantenidas con la RLNE, Fundación Titanic o el Cluster Marítimo «hemos puesto ilusión y esfuerzo para dar seguridad a las actividades del transporte, en nuestro caso, marítimo. Una organización de referencia, la participación de los mejores profesionales y formación permanente, junto a una obsesión por la justicia y la transparencia, serán las señas de identidad del Instituto Internacional de Mediación y Arbitraje del Transporte (IIMAT) y el fundamento de su seguro éxito, pero no ha existido continuidad en los Gobiernos posteriores»

Leave a Reply

2535   Post in our HUB Storage

¡SUSCRÍBETE!

Contáctanos

Search

SUSCRIPCIÓN A EUROPA AZUL

¿No estas suscrito a Europa Azul?

La información más profesional del sector pesquero Mándonos tu email y nos ponemos en contacto. Te regalamos nuestro último número

Suscríbete

Revistas

Revistas

Directorios

Directorios