Euskadi

La flota vasca vende el 82% de la cuota de atún a empresas de engorde

La flota vasca ha decidido vender el 82 por ciento  de la cuota de atún rojo de que dispone para pescar este año, en el Atlántico, a las empresas de engorde de Cartagena (Murcia), Ricardo Fuentes e Hijos y a la de L´Ametlla de Mar (Tarragona), Balfegó. En total han vendido las Federaciones de Cofradías de Gipuzkoa y Bizkaia, un total  660 toneladas a ambas empresas, mientras que la flota se queda con 140 toneladas para capturarlas en verano

El motivo de la operación es que los arrantzales sacan más partido vendiendo la cuota que saliendo a la mar para pescarla.  En este sentido, Eugenio Elduayen, presidente de la Federación de Cofradías de Gipuzkoa, incidió en que «tenemos que velar por nuestros intereses . El pasado año se vendió el atún en lonja a una media de 5 euros-kilo. Sin embargo, las empresas de engorde están dispuestas a pagarnos entre 8 y 9 euros, sin afrontar gastos en gasoil, víveres y demás.  Todo el mundo vendemos al mejor postor.  Si los comercializadores están dispuestos  a pagarnos ese precio les venderíamos a ellos».  En el seno del sector de bajura se mantiene la opinión que «la venta de la cuota no genera ningún perjuicio a ningún sector porque en un mercado global hace que los comercializadores encuentren la especie en otros mercados».

Por su parte, las empresas de engorde, adquirientes de la cuota vasca , buscan  incrementar su nivel de actividad para vender el pescado en EE UU y, sobre todo, Japón, donde lo puede colocar a unos precios muy superiores (entre 25 y 27 euros por kilo,en los últimos años ), una vez que las cuotas de esta especie son muy bajas.

Malestar entre mayoristas

No obstante, los comercializadores de pescado de Pasaia y Ondarroa mostraron su malestar por esta venta «porque supone perder, para nosotros, un importante canal de venta, y una especie más, entre las muy pocas que comercializamos», expresaron. Los mayoristas hablaban que «si pierdes un cliente es difícil volver a recuperarlo».

Asimismo, inciden en que «la flota vasca es la única que hace el paro biológico de invierno dejando sin suministro de pescado azul, frente a otras flotas como la gallega que siguen trabajando en esa época».

También hablaban los comercializadores que «la actividad de la flota de bajura es muy escasa. Empiezan en marzo con el verdel que tiene unas cuotas muy bajas y después siguen con la anchoa y terminan con el bonito. Ahora nos quitan el atún y si se restamos los temporales la inactividad también nos repercute».

Junto a ello, los comercializadores hablaban que «la anchoa que están desembarcando es muy pequeña y a este paso se van a cargar el caladero. Cuando pueden trabajar venden la cuota, con lo que la actividad para nuestras empresas se resiente notablemente», señalaron.

Hicieron lo mismo en el 2012

En el año 2012, también los arrantzales procedieron a la venta de la cuota generando un problema más de imagen debido a la intensa actividad institucional de tratar de convencer,  al Consejo Científico del Atún (ICCAT), de la posibilidad de incrementar sus cuotas de esta especie, toda vez que aseguraban que había atún suficiente en el mar y que su modo de pesca no dañaba la supervivencia de la especie.

En este sentido, el Gobierno Vasco adviritió en aquél momento que vender la cuota «era pan para hoy y hambre para mañana», ante el riesgo de perder credibilidad ante las instancias internacionales.

Por ello, los comercializadores de pescado hablaban que «hemos solicitado una reunión al Gobierno Vasco y nos han comentado que la solución puede estar en la promulgación de un decreto que obligue a los arrantzales comercializar más atún rojo que vender un 82 por ciento de la cuota».

Hasta hace muy poco, la flota vasca llegó a contar con unas cuotas de 1,5 millones de kilos -el doble que en la actualidad- que se han visto reducidas notablemente por culpa de la sobrepesca a la que se había sometido a la especie en el Mediterráneo.

«Comprar para sobrevivir»

Desde las empresas de engorde se mantiene que «los pescadores vascos se han dado cuenta de la importancia de la operación, dado que las cuotas son ahora tan bajas y son pocas las  flotas rentabilizan sus capturas. Nosotros tenemos que comprar cuota para poder mantener en actividad las empresas. Compramos para sobrevivir». El interés de los compradores  es lógico debido a que,  tras su engorde, «nos ofrecen  altos precios en Japón y EE UU», señalan desde las empresas de engorde.

Leave a Reply

1657   Post in our HUB Storage

¡SUSCRÍBETE!

Contáctanos

Search

SUSCRIPCIÓN A EUROPA AZUL

¿No estas suscrito a Europa Azul?

La información más profesional del sector pesquero Mándonos tu email y nos ponemos en contacto. Te regalamos nuestro último número

Suscríbete

Revistas

Revistas

Directorios

Directorios