Euskadi

La casi totalidad de la flota de cerco ha agotado la cuota de verdel

La flota vasca de cerco da por agotada la cuota de verdel y ahora no tendrá más remedio que centrarse en la anchoa. El 85 por ciento de los barcos grandes, los que tienen 15 y 16 tripulantes, de un total de 45, ha agotado la cuota que disponían para 2019. El 15 por ciento restante se ha reservado unas pocas toneladas, para otros momentos, «pero si hubieran querido también hubiesen agotado la especie en los mismos días». La totalidad de la cuota está repartida por barcos. Hasta un total de 56.000 kilos tenía, este año, cada barco de cerco que se han comido por lo que asumen la situación «resignados porque las decisiones del nivel de cuotas se adoptan en la Unión Europea» ,dijo el presidente de la Federación de Cofradías de Gipuzkoa, Eugenio Elduayen. Su flota no tendrá más remedio que pescar anchoa, especie que llevan unos días desembarcando y que el pasado año también agotaron la cuota, pero de mayor volumen que el verdel.

El máximo mandatario de las Cofradías guipuzcoanas avisó de que el «escaso» cupo de verdel para la flota de bajura, a lo largo de este año, que acarrearía un rápido consumo de la cuotas, después de soportar reducciones de hasta un 60 por ciento en tres años en el Total Admisible de Capturas (TAC) por parte de la Unión eEuropea. Si en el 2018 se aprobó un 20 % al total permitido se le ha restado un 24 % más este año, lo que unido al 14 por ciento del 2017 supone un descenso notable, pese a que el recurso se encuentra en buen estado biológico.

Elduayen se mostró apesadumbrado por la pérdida de la primera campaña del año. «Es que no podemos hacer nada. Se juntan Noruega y las Islas Faroe con a UE y se reparten las cuotas, en Bruselas, y a nosotros no nos dejan nada». Por lo que respecta a los barcos pequeños de anzuelo, unos 100, la mayor parte de Bizkaia, disponen de cuota y esperan al cierre de la campaña de los barcos grandes para lograr «estirar» los precios. No obstante, algunos de ellos no piensan participar en las faenas hasta conseguir unos precios que les permitan obtener rentabilidad a las faenas. La «indignación» entre los arrantzales era notable por la fuerte presencia del recurso en la mar.
El armador de un arrastero ,José Pino, que trabaja en el Cantábrico, señalaba que «es una vergüenza. Te privan de nuestra riqueza al lado de nuestra casa. Nos han dicho una gran mentira sobre el estado del recurso. Este año está más numeroso y estable que nunca. Hay pescado abundante y gordo y nos meten unas cuotas ridículas». Así, como la flota de cerco había finalizado en dos días la pesca, los arrastreros de sur de Galicia en menos de una semana, se quedaba sin cuotas «Deberíamos plantar la flota en el muelle ante la incapacidad de nuestros gestores de defender un recurso que podía solucionarnos a todos gran parte del año», decía Pino.
La única noticia positiva es la mejora de las cotizaciones de la especie , con unos precios de 1,20, 1,25 y de 1,3 euros-kilos, mejores que las del pasado año. La flota del Cantábrico y Noroeste disponía de un tope de 24.600 toneladas, a la que hay que restar 6.000 de la sanción que recibieron por la sobrepesca realizada en 2009 y 2010. Los puertos vascos descargaron: 8.000 toneladas de esta especie, el pasado año, con un valor en primera venta de 7,5 millones de euros y un precio medio de 0.94 euros el kilo.
Anchoa
Ante el cierre de la pesca de verdel, la flota desembarcó ayer anchoa, en Hondarribia, en donde se contabilizaron 25.000 kilos y cerca de 15.000 kilos en Getaria, de un tamaño de 35 a 40 granos en el kilos, y unos precios de 1,80 a 2,80 euros-kilos.

Leave a Reply

2507   Post in our HUB Storage

¡SUSCRÍBETE!

Contáctanos

Search

SUSCRIPCIÓN A EUROPA AZUL

¿No estas suscrito a Europa Azul?

La información más profesional del sector pesquero Mándonos tu email y nos ponemos en contacto. Te regalamos nuestro último número

Suscríbete

Revistas

Revistas

Directorios

Directorios