Internacional

La delincuencia en el mar y la globalización, los lados oscuros de la maritimización

El consultor francés Yan Girón lidera un trabajo innovador sobre las dimensiones criminales de la maritimización. Giron interviene dentro y fuera del sector marítimo en temas de apoyo estratégico, a nivel de empresas, sectores, territorios, políticas marítimas nacionales o asuntos internacionales. Coordinó Giron un dossier dedicado a nuevos crímenes marítimos, en el número 13 de la revista Global Security (Eska ed). Después de la coordinación de un dossier sobre la nueva criminalidad marítima, en el número 13 de la revista “Global Security” (ed. Eska). Pierre Verluise, fundador de Diploweb.com entrevista a Yan Giron

Pierre Verluise (P.V): ¿Qué nos dicen los espacios marítimos de la globalización?

Yan Giron (Y.G.): Antes que nada, debemos recordar que la globalización actual, en su esencia más profunda, comenzó en la década de 1970 y se trata más de una maritimización. El mar es tanto la palanca que multiplica la economía como la condición sine qua non para movilizar los flujos de capital asociados con la globalización. Por supuesto, algunas innovaciones tecnológicas, como el contenedor, han aumentado las posibilidades de esta maritimización, el eje de la especialización y la interdependencia global.

El comercio mundial a través de los océanos ha aumentado cinco veces desde la década de 1970, y en la actualidad representa casi el 90% del comercio mundial, como recordaba en este archivo Moncany Frédéric Saint Aignan, presidente del Cluster Marítimo Francés. Además de los especialistas del tema, esta evidencia aún escapa a muchos. Sobre todo porque el aspecto comunicativo y tecnológico de esta globalización tiende a hacernos olvidar el mundo real. E incluso eso, este componente no podría ejercerse sin los cables submarinos, a través de los cuales pasan el 99% de los intercambios de datos globales.

En cuanto a la globalización se manifiesta nuestra dependencia de los océanos y la intensidad se multiplica en proporciones nunca antes visto en la historia de la humanidad . Y la edad de oro del océano anunciada por el crecimiento azul debería aumentar aún más este estado de cosas. Los océanos traen una tremenda esperanza para la humanidad.

Hay otras dimensiones. Se trata principalmente de la explotación de la riqueza marina: aspecgtos biológicos (pesca, la acuicultura, la biotecnología), minerales (hidrocarburos, minerales incluyendo tierra profunda raro) o energía (onda, la energía térmica de las mareas, océano, o la eólica marina). Lo que se puede describir como una función de “alquiler”. La globalización no es el motor para explotar los potenciales marinos. Pero su explotación comienza simultáneamente con la última ola de globalización [1]. Por supuesto, las diferentes consecuencias de la globalización se aplican a esta función de ingresos. Por lo tanto, desde el final de la Guerra Fría (1990) y la internacionalización progresiva de las empresas, esta explotación se hace cada vez más por la constitución de un fondo de capital transnacional para servir a los mercados internacionales.

La ganancia económica en los océanos se aleja cada vez más de las preocupaciones terrenales de la globalización. En particular, cuestiones relacionadas con la protección, la defensa y la seguridad en un entorno cada vez más caótico son de tremenda actualidad. Las actividades económicas en el mar, y la infraestructura relacionada, se logran más fácilmente mediante la apertura del negocio en alta mar. Sin mencionar que Francia tiene un territorio terrestre y marítimo en cada uno de los océanos gracias a su presencia en el exterior, lo que lo acerca más al desarrollo menos marítimo de sus barrios regionales, legales o ilegales.

Las áreas marítimas atraen a más y más poblaciones humanas, ya sea por placer a través de cruceros o por turismo costero, por ejemplo (función hedonista de los océanos), o por su establecimiento permanente. Las proyecciones mundiales de poblaciones cercanas a la costa indican 50-70% de la humanidad dentro de 30-50 años. Esto significa una humanidad y las actividades económicas terrenales asociadas, estarán aún más sujetas a las grandes reglas oceánicas, positivas o negativas.

De esta manera, el derecho internacional del mar se consolidó en el momento de la explosión de la última globalización, cuya aceleración comienza con el final de la Guerra Fría. La Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CNUDM), firmada en 1982, se ratificó en 1994. Esta ley internacional es una de las últimas concebidas sin la participación del sector privado, que ya sea con fines benéficos o económicos. En el mar, son los Estados y solo los Estados. Y este derecho entra en vigor en el momento en que la gobernanza global y los sectores privados “significan” retiros a los estados.

El resultado es una dialéctica pública / privada muy particular. Y más aún cuando esta UNCLOS modula los problemas de soberanía oceánica en términos de zonificación offshore. Esta dialéctica alimenta juegos de alianzas y competencias públicas / privadas que determinan una conflictividad marítima totalmente inscripta en la globalización, de la cual las nuevas formas de crimen marítimo también son la expresión.

P. V: ¿En qué medida los espacios marítimos escapan a la ley, a la policía, a la gendarmería, en resumen, a los Estados? ¿El crimen marítimo actualmente es percibido apropiadamente por los actores legales? ¿Existen conflictos de interés entre los actores legales e ilegales que podrían explicar esta ceguera parcial?

Y.G: Hacer cumplir la ley y desplegar funciones soberanas en los océanos es parte de la llamada Acción del Estado en el mar. Su efectividad está determinada por tres elementos: primero, el derecho de la bandera y las zonificaciones definidas por el derecho internacional, que determina el marco para el ejercicio de la soberanía en el mar. Segundo, los medios que se implementan en este marco de soberanía, que estarán directamente condicionados por la percepción de que tenemos de este o aquel problema en los océanos. En tercer lugar, nuestra capacidad para articular las herramientas marítimas regias con aquellas terrestres, lo que se llama el continuum tierra-mar. Este último punto es importante. Si el teatro de operaciones es marítimo o portuario, el patrocinador de una amenaza siempre sigue siendo un terrateniente.

Más allá de la soberanía de los estados, existen los espacios internacionales en los que se aplican algunas convenciones (salvaguardar la vida humana, gestionar determinadas poblaciones de peces, el medio ambiente), pero donde domina la cuestión de la libertad. Estos espacios más allá de las jurisdicciones nacionales representan aproximadamente 2/3 de las áreas marítimas del mundo. Este concepto de espacio internacional tiene poco equivalente terrestre, especialmente desde el punto de vista de la policía y la justicia.

Con respecto a la zonificación y la ley de bandera, UNCLOS refleja un equilibrio permanente entre dos preocupaciones aparentemente antagónicas: la nacionalización del espacio marítimo por parte de los estados costeros para hacerse cargo de los recursos marinos que encontrar allí; y el deseo de libertad total de navegación y comercio. Ambos conceptos se encuentran simultáneamente en UNCLOS. Y están en el origen de la relativa facilidad de escape a la ley sobre áreas marítimas en comparación con los entornos terrestres.

Hoy, podemos “nacionalizar” áreas marítimas hasta 200 millas náuticas, o 370,4 km fuera de la costa para la superficie, pero solo en términos de desarrollo económico y responsabilidad ambiental . Lo que se llama la Zona Económica Exclusiva, ZEE. Pero la colocación de un cable submarino por otro Estado sigue siendo casi gratuita. En esta ZEE, el Estado solo tiene la policía ambiental y pesquera.

El mar territorial, el área de la soberanía marítima oficial, permite que los poderes principales de la justicia penal sean de hasta 12 náuticos, pero no la justicia civil (según los términos de UNCLOS). Sin embargo, no otorga un control total sobre el paso de los buques que tienen libertad de paso inocente y sobre los que solo se ejerce el derecho del Estado del pabellón. Por lo tanto, es imposible visitar un barco en aguas territoriales con la misma facilidad que una instalación en tierra. Y de 12 a 24 náuticas, solo se pueden aplicar las leyes y regulaciones de aduanas, salud e inmigración.

De este modo, es posible tener la segunda área marítima más grande de la ZEE, en el caso de Francia, sin que esto dé un “territorio terrestre equivalente” en términos de los poderes soberanos de la justicia y la policía.

Con respecto a la percepción pública de la amenaza, que movilizaría los medios soberanos, generalmente somos ciegos. Pocos crímenes marítimos se registran estadísticamente, como recuerdan en este caso el Coronel Manet y el comandante de escuadrón Bégard de la Gendarmería Marítima. La nomenclatura de delitos y faltas raramente especifica su carácter marítimo, aparte de los casos de delitos en la pesca marítima y la contaminación marina.

Delitos económicos en la mar

Y.G. Los fondos marinos no se existen en el mar. ¿Qué ocurre con los delitos económicos que afectan a las actividades marítimas, por ejemplo, el lavado de dinero? ¿O un narcotráfico (patrocinador terrestre, producción de tierras, consumo de tierras, vector marítimo)? ¿Qué pasa con el tráfico de vehículos en la región de París si su propósito es Bamako? ¿Cuándo se debería unir a la categoría marítima un delito o un delincuente? Es marítimo si, en una etapa de la cadena delictiva, el acto solo puede realizarse mediante el uso del mar (dependencia estratégica); si la lucha contra este acto implica una posibilidad de intervención significativamente paralizante por una acción marítima o portuaria; si requiere una muy buena pericia de las especificidades de la justicia según los espacios marítimos para la observación, la identificación, el tratamiento, la represión y la disuasión de estos crímenes y delitos. También tenemos un problema general de percepción del rango. la seriedad de la criminalización de un sector. Y se refiere tanto al mar como a la tierra. Hoy, uno solo se da cuenta de un problema cuando el pathos está presente. Y el pathos en las situaciones de crímenes y ofensas es violencia. El uso de la violencia está muy controlado y limitado por el crimen organizado . Ser violento es ser visible. Y las estrategias criminales son las de mimetismo, pacificación, camuflaje, corrupción e hibridación al fusionarse con lo legal, incluso con lo político. Incluso si un mecanismo o un fenómeno criminal es revelado, una sociedad anestesiada como la nuestra se acostumbrará rápidamente.

Luego despojará rápidamente a los servicios de lucha de sus medios argumentando muchos pretextos: baja criticidad del riesgo e impacto, tolerancia, freno con las actividades económicas, explosión de los costos inducidos (por ejemplo, los costos del seguro), reputación, competitividad … En el sector marítimo, ¿puede imaginarse el costo de inmovilizar un buque para su inspección? La racionalidad económica global ha impuesto la lógica del flujo de tiempo, la ausencia de existencias y los medios logísticos en la actividad continua. La acción policial y judicial es el grano de arena que no debe paralizar la máquina económica global. Finalmente, en lo que respecta a la cuestión del continuum tierra-mar, el estado marítimo agrega mecanismos de opacificación y escapa a aquellos de la tierra. El mar primero ofrece áreas de refugio, ya sea en espacios físicos (es suficiente para escapar de las áreas de soberanía) o en los espacios regulatorios y legislativos (pabellón en las nacionalidades de menores restricciones regulatorias, impositivas y judiciales). Sobre el terreno, los paraísos fiscales y las compañías ficticias ya permiten que las empresas se vuelvan opacas. Esto, por supuesto, beneficia a las compañías marítimas. Pero también agrega la posibilidad de atomizar la propiedad aparente (una compañía por barco), de alquilar el buque temporalmente (fletamento) o de pasar a través de un agente administrador de la bandera o el medio volador. Tocar y disuadir al patrocinador terrestre es, por lo tanto, de gran complejidad. Y sin embargo, llegar allí es necesario porque el derecho de la tierra es más fuerte, más restrictivo y disuasorio. No existe, estrictamente hablando, un conflicto de intereses específico entre los actores legales e ilegales del sector marítimo. Es más difuso. Existe una estructura y una organización marítima que ofrece por su propia naturaleza un marco favorable. Está construido para facilitar y simplificar el comercio y la movilización de capital.

Con Caroline Britz, también estoy examinando la cuestión de la elección de la inversión marítima y su papel en la creación de una sobrecapacidad tóxica. Mientras la máquina funcione, el marco cumple su función. Por otro lado, para aumentar su eficiencia económica, este marco requirió la fluidificación extrema de la policía y el control estatal. Lleva así su propio contratiempo, que está en el origen de la primera ola de criminalización marítima que describo. Pero este marco económico es frágil y supone una cierta solidez de los operadores. Tan pronto como se vuelvan frágiles, se reduce el boleto de entrada al mar. Y luego ofrece inmensas oportunidades para el crimen organizado: un marco favorable y oportunidades para la inversión marítima.

La fragilidad económica conduce al aprendizaje progresivo del fraude y la posterior criminalización de los actores marítimos. Y ofrece la posibilidad de adquirir entidades marítimas, armamentos o proveedores de servicios marítimos usados, por inversores criminalizados. Lo que está sucediendo en algunos segmentos marítimos y producirá la segunda ola contemporánea de crimen.

P. V: ¿Cuáles son las especificidades del crimen marítimo? ¿Observas -como en el suelo con Daesh- fenómenos de hibridación? YG: Si tenemos que explicar los efectos visibles de la delincuencia marítima, no es una lista relativamente bien definido que por lo general es la especificidad de la delincuencia marítima: el tráfico ilegal de mercancías y de los residuos por el mar, la pesca ilegal, el tráfico de personas , el trabajo forzado, el tráfico de drogas, la contaminación del mar, los barcos no cumplen con las normas internacionales de seguridad, poniendo en peligro la vida en el mar, el robo, la piratería, asalto … sino también los delitos económicos, lavado de dinero, fraude fiscal, la falsificación de documentos, estafa , cibercrimen, espionaje económico, corrupción. Pero solo estamos hablando de las consecuencias. Las causas, los factores agravantes y los controladores varían enormemente. Aquí es donde se establece el caos y hoy yacen las especificidades más profundas del mar. Y, en primer lugar, las hibridaciones. Los mecanismos de hibridación funcionan en su totalidad en el sector marítimo. Sus consecuencias son el debilitamiento de las situaciones marítimas y el fortalecimiento del crimen organizado. Debemos saludar aquí el intenso trabajo de Jean-François Gayraud que desarrolló el concepto de hibridación en tierra en las redes de habla francesa. Esta es la lectura que por fin pude poner un nombre y desarrollar conceptos de hibridación marítimo.

En el sector estratégico, hay una trampa semántica en la que uno no debe caer. No estamos hablando aquí sobre la guerra híbrida, que es un concepto difícil de definir y que se parece más a una guerra asimétrica. El híbrido que usamos es el de la genética, es decir, el cruce y la mezcla del ADN. Es lo que es a la vez una cosa y otra. La hibridación es el mecanismo que produce el híbrido, o la realización de las situaciones que se encuentran hibridas.

Las hibridaciones marítimas son ahora lógico tres tipos. Está el del Estado y el Privado. El segundo es el de lo legal con lo ilegal. El tercero es el del civil con el militar. Estos tres tipos de hibridación ya han ocurrido en el pasado. La novedad es que ocurren simultáneamente, y en casi todas partes. Si los lugares de su realización todavía son precisos, las consecuencias irradian. El teatro de operaciones se ha vuelto global. Déjenos dar rápidamente algunos ejemplos para describir estas hibridaciones. Para que afecte a los Estados / privada es la expresión de esta dialéctica histórica mencionado anteriormente: existen los deseos privados, de caridad o económicos en los océanos por el control directo o indirecto de las funciones soberanas. Al hacerlo, debilita los servicios de los soberanos que los actúan, en el sentido del interés general.

Leave a Reply

1825   Post in our HUB Storage

¡SUSCRÍBETE!

Contáctanos

Search

SUSCRIPCIÓN A EUROPA AZUL

¿No estas suscrito a Europa Azul?

La información más profesional del sector pesquero Mándonos tu email y nos ponemos en contacto. Te regalamos nuestro último número

Suscríbete

Revistas

Revistas

Directorios

Directorios