Europa

Crece la incertidumbre sobre las repercusiones que va a tener el Brexit sobre la flota

El sector pesquero está muy pendiente de las repercusiones que puede originar el Brexit y está en manos de los pasos que pueda dar Boris Johnson. Por ello, pide mantener el ‘statu quo’ y negociar otro acuerdo, para que la flota que faena en aguas británicas puedan seguir con su actividad, al menos durante un margen de 2 años, y con la intención de negociar un acuerdo pesquero con el Reino Unido en caso de un ‘brexit’ duro, y todo ello con la vista puesta en la pronunciación del Tribunal Supremo de ese país (sobre el cierre del Parlamento) y sus consecuencias políticas.

Lo cierto es que 130 buques gallegos de Gran Sol y Malvinas y 1.700 tripulantes, en vilo ante un brexit duro.La flota, que puede ser expulsada de estos caladeros y perder los derechos pesqueros, tendría que inmovilizarse o desplazarse a aguas de Irlanda o Francia, lo que provocaría «un conflicto social importante»

La profesora de Economía Aplicada María do Carme García Negro, de la Universidad de Santiago de Compostela, ha indicado que los principales riesgos que afrontan la flota gallega y española son su eventual expulsión de estos caladeros y la pérdida de los derechos pesqueros en los mismos. «Si se ponen locos, como parece que están, el 31 de octubre nos echan de sus aguas. No hay en la UE de los 27 ni en el Gobierno español previsión alguna respecto de qué hacer entonces», ha planteado, pues todo se guió hasta este momento en un código de buena conducta para minimizar daños y en la reciprocidad. El otro escenario posible, ha ahondado, es que haya «un poco más de sentido común y de buena conducta» y haya una especie de prórroga, también prevista en el plan de contingencia español, que se llama «espera final a remate del contrato».

«Lo esperable, lo normal en las relaciones pesqueras, comerciales y financieras internacionales, es tener la buena fe de dejar acabar el contrato», ha agregado. Otro de los temores del sector pesquero gallego y español es que «después de que nos echen se queden con todo el pescado de sus aguas», ha dicho. «Ellos son propietarios de un derecho que pienso que quieren traficar como un derecho financiero. Esa es su fortaleza (…) Todo lo que se puede resolver con dinero es salvable. Si hay que comprar derechos, habrá que comprarlos», ha reflexionado.

García Negro ha indicado que el sector pesquero está legítimamente en condiciones de solicitar como una parte de las negociaciones entre UE y Reino Unido que se cumplan «todas las previsiones de prórroga de contrato, que contemplarían el ejercicio del mismo derecho durante al menos hasta diciembre de 2020». «Hay mucho que debatir. Esto no es ni automático ni inmediato ni nos van a matar, pero es un problema muy gordo», ha resumido de forma tan gráfica las consecuencias de un hipotético brexit duro.

Respecto al impacto en el comercio exterior, ha indicado que las importaciones gallegas del Reino Unido es una componente «más interesante para ellos como venta que para nosotros como compra». Ha planteado que «si nos echan, no hay ningún tráfico de camiones, no podemos desembarcar… tendríamos un pequeño problema en Navidades, pero eso se puede sustituir por congelados». «Ellos, en cambio, son tan dependientes de un sector exterior estratégico y crítico» como el pescado fresco, no almacenable, que «o entra todos los días o tendrán un problema, igual que la fruta mediterránea», ha apuntado.

García Negro ha advertido de que se trata de un tema tan complejo desde las perspectivas política y jurídica, y de la colisión de «tantísimos intereses que entran en juego», que el análisis científico de las consecuencias de un brexit duro es especialmente complejo. Ha hecho hincapié en que una de las principales incertidumbres es la vertiente política, ya que habrá que ver si el primer ministro británico, Boris Johnson, acatará la decisión del Tribunal Supremo, que debe pronunciarse en los próximos días si quebrantó la ley al ordenar la suspensión del Parlamento en un momento crítico para el país.

También ha participado en la jornada organizada por Fundamar el secretario general de la confederación española de pesca (Cepesca), Javier Garat, quien ha expresado su inquietud por la persistencia de la «grandísima incertidumbre». Garat ha señalado que el sector «no quiere un brexit duro» sino más bien «seguir con el acuerdo de retirada y la declaración política que nos daba un margen de dos años para poder negociar un acuerdo de pesca, y mientras tanto la flota seguiría pescando en aguas del Reino Unido y el mercado seguiría abierto para ellos».

Ése es el planteamiento que el sector trasladará este miércoles al negociador de la UE para el brexit, Miguel Barnier. Según Garat, «no tiene sentido ese brexit duro en el que lo que se pretende es sacar a nuestra flota de esas aguas porque las consecuencias pueden ser muy graves no solo para España sino para toda la UE y para los británicos». Ha cuantificado en 89 barcos de pabellón español afectados en Gran Sol y otros 24 en Malvinas, exceptuados los de otros pabellones con capital español.

Garat ha indicado que, a diferencia de otros sectores, en el pesquero, en concreto el de los barcos, «es muy difícil» hablar de planes de contingencia ante un brexit duro. Y lo es porque «las alternativas que existen es que bien se produce un desplazamiento del esfuerzo pesquero y te vas a las aguas de Irlanda o Francia, o te quedas parado, porque no se puede uno inventar los caladeros», ha sintetizado.

La segunda alternativa «sería terrible» por su impacto socioeconómico, y la primera, complicada, porque «ahí tienen el mismo problema franceses, irlandeses, holandeses, daneses, belgas». Ese hipotético desplazamiento a aguas de Irlanda o Francia podría provocar «un incremento considerable» de barcos en estos caladeros y «un conflicto social importante», aparte de los problemas derivados del transporte del pescado de un lado a otro por los aranceles… «es una situación muy preocupante», ha admitido.

El conselleiro de Economía, Empleo e Industria, Francisco Conde, ha advertido del «enorme impacto» de un posible brexit duro, «impredecible» tanto en el corto como el medio y el largo plazo y ha subrayado la importancia de la coordinación entre administraciones y agentes para que Galicia cuente con un posicionamiento unívoco. Aun en el mejor de los casos, Conde ha reconocido que el brexit implicaría una serie de condicionantes que ahora no existen como aranceles, controles aduaneros y trámites administrativos.

Ha garantizado que la Xunta respaldará al sector pesquero, y como muestra ha aludido al reciente viaje del presidente, Alberto Núñez Feijóo, a Argentina, que el presidente de la Cooperativa de Armadores de Vigo, Javier Touza, le ha agradecido. La presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva, y el alcalde de Vigo, Abel Caballero, han coincidido en destacar la capacidad del sector pesquero gallego de afrontar lo que está por venir, por complicado que sea.

Caballero ha aprovechado la presencia de Conde para trasladarle el mensaje a la Xunta de que una nueva ampliación del Ifevi es «absolutamente imprescindible»
El Gobierno resalta la necesidad de «agilizar» los trámites aduaneros ante un posible Brexit sin acuerdo

La secretaria general de Pesca del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, Alicia Villauriz, ha resaltado la necesidad de que la Unión Europea (UE) esté «preparada» para la posibilidad de que se produzca una salida sin acuerdo del Reino Unido, ante lo que ha abogado por «agilizar los trámites en aduanas».

Preguntada por los medios tras un acto en Vigo, ha insistido en que el Gobierno central estará «atento» al modo en el que el Reino Unido abandone la UE con el objetivo de «acompañar» al sector pesquero en esta transición, así como para «encontrar un nuevo encaje en su relación» con este país.

No obstante, la secretaria general de Pesca ha asegurado que la situación «deseable» sería que esta separación se llevase a cabo «de un modo ordenado», es decir, con acuerdo.

Además, ha remarcado como una de las principales inquietudes del sector pesquero español el movimiento de mercancías en Reino Unido. Mientras, ha recordado que el acceso a aguas británicas afecta en mayor medida a otros países que cuentan con más buques que faenan en ellas, como Bélgica, Francia y Dinamarca. Por ello, ha subrayado que la UE trabajará para encontrar «salidas alternativas» a la pesca en esta zona.

Sin embargo, ha avanzado que es «difícil» avanzar las medidas que se tomarán una vez que se produzca el Brexit dada la imposibilidad de conocer cómo «reaccionará» ese Estado ante el mismo.

Tráfico en los puertos

El presidente de Puertos del Estado, Salvador Encina, ha afirmado que se va a reforzar con 50 agentes la policía portuaria, especialmente en la cornisa cantábrica, para afrontar los efectos derivados del «brexit».

Encina ha hecho estas declaraciones tras la reunión que ha mantenido este jueves en Gijón con representantes de los 28 puertos del estado.

El presidente de Puertos del Estado ha indicado que con la salida de Reino Unido de la Unión Europea se abren «nuevas posibilidades» para los puertos de la cornisa cantábrica, ya que los puertos más cercanos están situados en la cornisa cantábrica.

Para afrontar la situación, Puertos del Estado se ha visto obligado a tomar medidas como la creación de nuevos puestos de inspección fronteriza, como el de Ferrol que se ha reabierto tras muchos años de cierre, o el aumento de la plantilla de estos puestos en 56 personas.

Además, ha relatado que ayer trasladó a Función Pública el aumento de 50 nuevos policías portuarios, especialmente destinados a los puertos del norte como Gijón, Santander , Bilbao o Vigo, para tener un refuerzo policial ante el Brexit.

Según ha indicado, Puertos del Estado dispone de una infraestructura «muy consolidada» para afrontar el «brexit», que ahora se complementa con estas nuevas medidas.

Oportunidades para Escocia

Los pescadores escoceses tratan de maximizar las oportunidades que pueda generar la salida del Reino Unido fuera de la Política Pesquera Común.Los representantes de la Federación de Pescadores de Escocia y la Asociación de Mariscos de Escocia aprovecharon la semana pasada para reunirse con la Secretaria de Estado de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales Theresa Villiers en Peterhead Fish Market para advertir sobre cuestiones relacionadas con los costos de los certificados sanitarios de exportación (EHC) y la capacidad de las autoridades locales para proporcionarlos, el etiquetado de los productos pesqueros y el acceso a la mano de obra, si no se resuelve, podría evitar que el Reino Unido se beneficie completamente de abandonar la Política Pesquera Común.

`Toda la industria comparte el objetivo de abandonar la Política Pesquera Común porque esto permitirá al Reino Unido determinar quién captura qué, dónde y cuándo en aguas del Reino Unido, y conducirá a que los barcos escoceses puedan en el futuro capturar una parte más justa de la disponibilidad cuota de nuestras propias aguas «, dijo el presidente ejecutivo de SFF, Elspeth Macdonald.

«Pero sin una acción urgente por parte del gobierno para proporcionar soluciones a estos problemas prácticos muy reales que enfrentan los procesadores de pescado en un escenario sin acuerdo, esto podría amenazar la mejora que toda la industria obtendrá del Reino Unido convirtiéndose en un estado costero independiente con la capacidad de administrar sus propias pesquerías «, dijo, y comentó que cualquier cadena de suministro es tan fuerte como su eslabón más débil.

Los sectores de captura y procesamiento tienen un interés compartido en ver las medidas adecuadas implementadas para proporcionar claridad y certeza a las empresas de procesamiento de mariscos. Ese mensaje fue entregado con mucha fuerza a Theresa Villiers «.

Según Jimmy Buchan, director ejecutivo de la Scottish Seafood Association, con solo cuarenta días hasta que el Reino Unido abandone la UE sin ningún acuerdo, la industria enfrenta una serie de impedimentos importantes para la continua y fluida exportación de productos pesqueros a la UE.

«A pesar de las largas discusiones y las promesas de soluciones, el gobierno no ha podido asegurarnos que no habrá demoras prolongadas para los camiones que exportan productos frescos y vivos a través de Dover a Calais y varias otras rutas hacia el continente», dijo.

‘Tales demoras debido a problemas relacionados con los EHC y el etiquetado podrían ser fatales para algunos de los procesadores más pequeños de nuestra industria. Además, la falta de un compromiso para garantizar que el sector continúe teniendo acceso al grupo laboral de la UE está obstaculizando seriamente la planificación a futuro. Junto con nuestros colegas en el sector de la captura, que también se verían afectados en última instancia si se interrumpe el comercio, exigimos una acción rápida de Theresa Villiers y esperamos saber qué se va a hacer muy pronto «.

Leave a Reply

2727   Post in our HUB Storage

¡SUSCRÍBETE!

Contáctanos

Search

SUSCRIPCIÓN A EUROPA AZUL

¿No estas suscrito a Europa Azul?

La información más profesional del sector pesquero Mándonos tu email y nos ponemos en contacto. Te regalamos nuestro último número

¿Quieres recibir noticias gratis de Europa Azul?

Revistas

Revistas

Directorios

Directorios