Europa

Los pescadores británicos van a impedir la acumulación de cuotas por grandes empresas

Los pescadores británicos van a impedir la acumulación de cuotas por grandes empresas, muchas de ellas con intereses españoles y de otros países de la UE, ante la previsible implantación del Brexit duro. Por un lado, aunque están abiertos a «enfoques alternativos para la futura asignación de cuotas» critican el «modelo de negocio» que ha permitido a las grandes empresas pesqueras comprar (a otros pescadores) una parte indecentemente grande de las oportunidades de captura en Gran Bretaña.

Estas acumulaciones son directamente contrarias a los principios establecidos por la Política Pesquera Común (PPC). El artículo 17 de la PPC prohíbe las «posiciones dominantes» y pide a los Estados miembros que asignen sus cuotas de pesca de acuerdo, entre otras cosas, con «el impacto de la pesca en el medio ambiente» y «la contribución a la economía local».

Según un documento que circula entre los países artesanales, «desde la creación de la PPC en 1983, Bruselas y varios Estados miembros han hecho caso omiso sistemáticamente de estos principios fundamentales, pero sobre todo los sucesivos Gobiernos del Reino Unido han hecho caso omiso de ellos». Los pequeños barcos costeros de menos de 10 metros, que constituyen el 77% de la flota inglesa, tienen actualmente derecho a capturar el 3% del total de las capturas inglesas de peces contingentadas por cuotas, como el bacalao, el eglefino, la solla, el lenguado, el arenque y la caballa. «Un superarrastrero, de bandera británica pero propiedad de los Países Bajos, tiene derecho a capturar el 94% de la cuota de arenque inglés en el Atlántico y el Mar del Norte», señalan.

Una investigación reciente del grupo de presión de la UE en favor de los pescadores de bajura Low Impact Fishers of Europe (Life) reveló un patrón de propiedad opaco de la media docena de organizaciones de productores de pescado (OP), que poseen el 97% de las cuotas inglesas.

La investigación, titulada Fishy Business in the EU, reveló que una de las OP inglesas pertenecía, de hecho, a una única empresa neerlandesa. Otro, el PO Fleetwood, está dominado por empresas pesqueras británicas controladas por intereses españoles.

En Escocia, las empresas extranjeras se han mantenido a raya, pero las generosas cuotas del país para especies como el arenque y la caballa han sido compradas por un puñado de familias de pescadores. Dos quintas partes de toda la captura escocesa por valor, y el 65% por tonelaje, fue desembarcada por 19 potentes superarrastreros en 2016. Los pescadores costeros artesanales, que explotan el 80% de los barcos escoceses, tienen que conformarse con el 1% de las cuotas.

«Las grandes compañías pesqueras británicas y los grandes barcos lo están haciendo bien. Ahora son las más prósperas de Europa, con unos ingresos récord en 2017 y unos beneficios de explotación medios del 25%.Por su parte, los pequeños patrones y las comunidades costeras los que están luchando con unos beneficios de explotación cercanos a cero. Esto se debe no a la competencia de los barcos europeos (con excepciones locales en el Canal de la Mancha), sino a la incapacidad de los gobiernos del Reino Unido para desafiar el «desgaste» de las cuotas por parte de los grandes intereses pesqueros».

La misma acumulación de cuotas se ha producido en Dinamarca, los Países Bajos, Alemania e Irlanda. Existe un equilibrio más saludable en Francia y en Noruega, que no pertenece a la UE. «París y Oslo prohíben la «propiedad» privada de las cuotas, que no es aplicada por la UE, como afirman algunos dirigentes de los pescadores».

Junto a ello afirman que «el actual y atroz desequilibrio entre grandes y pequeños intereses no es saludable: destruye pequeñas comunidades costeras y entrega poblaciones de peces enteras a tipos de pesca de alto impacto, es decir, más destructivos».

Las quejas de los pescadores costeros se han visto defraudadas con promesas de «cientos de miles de toneladas» de pescado nuevo para pequeños barcos cuando el Reino Unido abandone la UE. Tales promesas ayudaron a persuadir a hasta el 92% de los pescadores británicos, incluyendo a la mayoría de los patrones costeros y sus tripulaciones, a votar por Brexit en junio de 2016.

Hasta hace unos meses, Michael Gove y otros insinuaban -absurdamente- que este nuevo reparto de pescado se produciría el día después de que Gran Bretaña abandonara la UE en marzo del año que viene. Esto siempre fue inverosímil. «Sin embargo, los pescadores costeros se sienten traicionados por la decisión del gobierno de retrasar la supuesta bonanza de las cuotas hasta el final de la transición de Brexit».

Leave a Reply

2535   Post in our HUB Storage

¡SUSCRÍBETE!

Contáctanos

Search

SUSCRIPCIÓN A EUROPA AZUL

¿No estas suscrito a Europa Azul?

La información más profesional del sector pesquero Mándonos tu email y nos ponemos en contacto. Te regalamos nuestro último número

Suscríbete

Revistas

Revistas

Directorios

Directorios