Galicia

Touza de ARVI

Agentes pesqueros de Vigo aprecian un escenario de incertidumbre con los acuerdos UE-Reino Unido

La Autoridad Portuaria (APV) coincide plenamente con la Cooperativa de Armadores de Vigo (ARVI) en que el principio de acuerdo alcanzado entre Bruselas y Londres sobre el Brexit puede resultar letal para los intereses de la pesca al dejar en manos del Reino unido controles y limitaciones, en especial en el caladero del Gran Sol y sobre todo en las Malvinas. De estas islas llegan 80.000 toneladas al puerto vigués, alrededor del 10 por ciento de todo el congelado que se descarga, que tendrían dificultades añadidas y mayores costes para su importación desde las islas frente a Argentina. (ARVI) ve con enorme preocupación el acuerdo político y técnico entre la Unión Europea y el Reino Unido y teme que la pesca se convierta “de nuevo en moneda de cambio, como cuando se produjo el ingreso en la UE”, aseguró el presidente del “lobby”, Javier Touza. La Cooperativa de Armadores advirtió de que el acuerdo contempla que durante un tiempo Gran Bretaña seguirá en la unión aduanera, pero de ella queda fuera la pesca, lo que supone que Londres decidirá en todo sobre capturas, cuotas y licencias. Y eso puede resultar letal. Así lo ven los armadores y también, con algunos matices, el Puerto vigués.

El presidente de la APV, Enrique López Veiga, se fija sobre todo en el caso de Malvinas, “que nos afecta y mucho”. López Veiga recuerda que hay varias flotas afectadas la salida del Reino Unido de la Unión Europea y la que faena en Malvinas es la más importante para los intereses de Vigo. No obstante, pese a no restar importancia las consecuencias, el titular de la APV se muestra menos pesimista que los armadores: “El Gobierno británico respeta lo que el Gobierno de Malvinas decide, así que no veo que haya riesgo de acceso de nuestros barcos porque muchos están abanderados allí, aunque es cierto de que en caso de no acuerdo total haya que afrontar aranceles en la importación de pesca congelada”, advirtió.

Por otra parte, en el caso de la flota gallega con bandera británica, considera que tampoco habrá problemas porque el Reino Unido, señala Enrique López Veiga “respeta bastante la seguridad jurídica, así que no habrá expropiación de buques y podrán seguir operando con la normativa británica”, Pero el principal problema sería a la hora de exportar a España, si no hay acuerdo con la UE y si se cierran los acceso “porque también se le cierran a esta flota que tiene pabellón británico, y en Gran Sol, si no hay acuerdo, tampoco podrían entrar”, señala. Con todo, el que fue conselleiro de Pesca en el Gobierno de Fraga y por ello especialista en la materia, recuerda que en Gran Sol la parte de aguas británicas es más pequeña que la irlandesa. “Creo que los británicos hacen mal los cálculos habría problemas pero -la flota gallega- podría sobrevivir. Ahora bien, la mayoría de los stocks (pesqueros) son compartidos”, explica López Veiga. Recuerda que los tratados internacionales obligan a la cooperación entre los estados miembros y un sistema de cuotas como hay hoy en día, “y hacer otra cosa, iría contra los acuerdos marítimos. Entiendo que al final a la hora acordar el total de capturas mandará la regulación científica y el reparto. En Malvinas en cambio -precisa- se encarecería el producto, pero problema de acceso no habrá”.

Leave a Reply

1950   Post in our HUB Storage

¡SUSCRÍBETE!

Contáctanos

Search

SUSCRIPCIÓN A EUROPA AZUL

¿No estas suscrito a Europa Azul?

La información más profesional del sector pesquero Mándonos tu email y nos ponemos en contacto. Te regalamos nuestro último número

Suscríbete

Revistas

Revistas

Directorios

Directorios