Europa

Un beneficio ilegal no es reclamable por otra flota de la UE

Juan Carlos Barros :Sbogado

Según el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), los pescadores italianos de cerco de atún rojo no pueden reclamar una indemnización porque los españoles disfrutaron ilegalmente de  un plazo mayor para pescar.

 

 

El asunto que se planteó ante el TJUE fue el siguiente: En el Atlántico oriental y en el Mediterráneo, se permite normalmente la pesca de atún rojo a los cerqueros entre el 1 de enero y el 30 de junio. No obstante, con arreglo al Reglamento base de la Política Pesquera Común, la Comisión Europea (CE) puede adoptar medidas de urgencia para la conservación de las poblaciones de peces. En base a eso la CE publicó un reglamento en 2008 en el que permitía la pesca de atún rojo hasta el 30 de junio, y establecía una prohibición a partir del 16 de junio de 2008 para los atuneros cerqueros con pabellón de Grecia, Francia, Italia, Chipre y Malta, pero a partir del 23 de junio para los cerqueros de pabellón español.

Igualmente, el Reglamento prohibía desembarcar, enjaular con fines de engorde o cría, y transbordar en aguas o puertos europeos atunes rojos capturados por los cerqueros en esas zonas a partir de las mismas fechas.

 

La diferencia de tratamiento entre unos y otros pescadores europeos era de las que saltan a la vista, de manera que en Malta presentaron un recurso y el TJUE declaró la nulidad parcial del Reglamento, o sea para los barcos españoles, que no se sabía muy bien porque tenían un  plazo mas largo para pescar. El TJUE dijo que no se había  acreditado que los españoles estuvieran en una situación objetivamente diferente a los demás barcos que justificase que se retrasara una semana la entrada en vigor de las medidas de prohibición.

La empresa maltesa “AJD Tuna”, que fue quien presentó el recurso, tenía dos piscifactorías destinadas a la cría y engorde de atunes rojos y a raíz de la adopción del Reglamento, el Direttur Tal-Agrikoltura us-Sajd (el Director de Agricultura y Pesca) prohibió la adquisición e importación de atún rojo en Malta. AJD Tuna, entonces, interpuso un recurso ante el Prim’Awla tal-Qorti Ċivili (el Juzgado de lo Civil) para obtener una indemnización por el perjuicio que, según ellos, habían sufrido debido a la prohibición, que consideraban abusiva, ilegal y además poco razonable. AJD Tuna decía que no pudo comprar la cantidad de atún rojo que había acordado a los pescadores franceses e italianos antes de la apertura de la temporada de pesca.

 

 

La prohibición de pesca discriminatoria estaba basada en el riesgo de agotamiento del atú

 

 

El TJUE consideró que el Reglamento vulneraba el principio de no discriminación en la medida en que las prohibiciones que establecía surtieron efecto a partir del 23 de junio de 2008 para los atuneros españoles, y a partir del 16 de junio para los malteses, griegos, franceses, italianos y chipriotas. El TJUE señaló que la prohibición de pesca de atún rojo no estaba basada en el agotamiento de la cuota asignada a un Estado miembro sino en el riesgo de agotamiento de las poblaciones y en el impacto de la pesca de los cerqueros sobre ellas.

 

Además, tampoco se  demostró que los atuneros españoles fuesen diferentes de los demás atuneros en cuanto a su capacidad para capturar atunes rojos y a su impacto sobre ese agotamiento de las poblaciones. De manera que el TJUE concluyó que el Reglamento era nulo porque la diferencia de tratamiento no estaba justificada a la luz del objetivo perseguido, que no era otro que la protección del atún.

 

Así las cosas, en 2013 Salvatore Aniello Pappalardo y otras empresas pesqueras italianas, que tenían licencia para pescar atún rojo con redes de cerco en el Mediterráneo, interpusieron ante el TJUE un recurso en el que solicitaban 6,5 millones € de indemnización, alegando que el Reglamento de 2008, que había originado la discriminación y que había sido ya declarado ilegal, les había perjudicado, y ellos calculaban que el perjuicio sumaba  esa cantidad.

En la sentencia que ha dictado el TJUE ha habido, sin embargo, una sorpresa, porque ha dicho que poner dos fechas diferentes de prohibición de la pesca, por un lado para griegos, franceses, italianos, chipriotas y malteses; y por otro para españoles, no constituía en sí misma una violación manifiesta del principio de no discriminación. En efecto, según el TJUE, la clave de esta interpretación es que el Reglamento  obedecía a un   objetivo de interés general, que consistía en evitar una amenaza grave para la conservación y la recuperación de la población de atún rojo en el Atlántico Este y en el Mar Mediterráneo. Ahora bien, eso, según el TJUE, no significa que el Reglamento tuviera que proteger las prerrogativas ligadas a la actividad económica de pesca de unos determinados atuneros cerqueros en relación con otros.

Las normas europeas no protegen prerrogativas ni expectativas de derechos

Pappalardo no se conformó con esta respuesta  y siguió recurriendo, ahora en casación, pero todo fue inútil porque el TJUE ahora acaba de dictar ha sentencia y ha vuelto a decirles que no; entre otras cosas porque dice que sus decisiones anteriores no originan expectativas legítimas a favor de nadie. Y ademas ha añadido que el principio de igualdad de trato debe conciliarse con el respeto del principio de legalidad, conforme al cual nadie puede invocar en su beneficio una ilegalidad cometida en favor de otro.

Por consiguiente ,y en resumen: que si los atuneros cerqueros que enarbolan pabellón español disfrutaron ilegalmente de una semana adicional de pesca será mejor para ellos, o sea para los españoles, pero no justifica un derecho de indemnización en beneficio de los atuneros griegos, franceses, italianos, chipriotas y malteses.

 

Anteriormente al caso Pappalardo, no obstante, ya hubo una reclamación  por un asunto similar y según dijo el TJUE entonces, la CE no actuó ilegalmente al prohibir a los pescadores franceses que pescaran atún rojo en 2008 antes que expiraran las licencias de pesca. La CE está facultada para adoptar medidas de urgencia con el fin de evitar una amenaza grave para la conservación y la recuperación de la población de atún rojo, de modo que los pescadores afectados por esas medidas no pueden exigir una indemnización por el perjuicio sufrido.

 

Esa vez los hechos sucedieron  en Francia y lo que pasó fue que les concedieron licencia para pescar atún a varios pescadores: François Giordano, Jean-Luc Buono y otros, y tras que  la CE adoptara el famosos reglamento de 2008, les revocaron los permisos de pesca a partir del 16 de junio de 2008. Las autoridades francesas les quitaron la licencia de pesca a partir de esa fecha, y los pescadores no pudieron seguir ejerciendo su actividad entre el 16 y el 30 de junio de 2008 (fecha de expiración).

 

 

La asignación de cuotas de pesca no equivale de antemano a su agotamiento

 

Los perjudicados y el Syndicat des Thoniers Méditerranéens presentaron recursos de indemnización por los perjuicios. Pero, les rechazaron los recursos, pues según el TJUE faltaba uno de los tres requisitos necesarios para que se generara la responsabilidad de la Unión Europea (UE), como era el carácter real y cierto del perjuicio. Según el TJUE, las cuotas no garantizan en modo alguno a los pescadores que vayan a poder agotar la que se les ha asignado, de modo que no puede descartarse que los pescadores no habrían agotado su cuota a pesar de haber podido seguir pescando hasta la fecha límite fijada en las licencias de pesca iniciales.

 

En el recurso de casación, el TJUE les dijo que no habían conseguido demostrar que concurriese otro de los requisitos necesarios para la responsabilidad de la UE: la existencia de una infracción suficientemente caracterizada de una norma jurídica que tuviese por objeto conferir derechos a los particulares. El Tribunal de Justicia observó al respecto que la CE puede adoptar medidas de urgencia desde el momento en que existan pruebas de una amenaza grave para la conservación de los recursos acuáticos vivos o para el ecosistema marino debida a las actividades pesqueras y que requiera una actuación inmediata, sin tener que esperar a que se superen las cuotas asignadas. Por lo tanto, la CE no actuó de manera ilegal, pues podía limitar válidamente el libre ejercicio de las actividades pesqueras con el fin de evitar una amenaza grave para la conservación y la recuperación de la población de atún rojo en el Atlántico y el Mediterráneo. Además, concluyó el TJUE, podía esperarse que se adoptasen medidas de urgencia, puesto que el derecho de la UE así lo prevé.

 

 

 

 

Leave a Reply

1610   Post in our HUB Storage

¡SUSCRÍBETE!

Contáctanos

Search

SUSCRIPCIÓN A EUROPA AZUL

¿No estas suscrito a Europa Azul?

La información más profesional del sector pesquero Mándonos tu email y nos ponemos en contacto. Te regalamos nuestro último número

Suscríbete

Revistas

Revistas

Directorios

Directorios