Noticia general

La pesca no podría sobrevivir sin la existencia de subsidios

Los subsidios por parte de los gobiernos para el combustible de las embarcaciones, modernización de los barcos o almacenamiento de pescado permiten que la pesca industrial en altamar sea una actividad rentable. Sin estas ayudas oficiales, las pérdidas que generaría esta práctica serían mayores que las ganancias en el 54% de los sitios donde se pesca en la actualidad. Un estudio publicado en la revista Science revela que casi la mitad de las zonas pesqueras de mar abierto que se explotan actualmente no serían rentables a las tasas de explotación vigentes.

Enric Sala, investigador de National Geographic y autor principal de este estudio, explica que esta es la primera vez que el análisis se enfoca en los costos de la pesca en alta mar, más allá de sus impactos ambientales. Junto con sus colegas de la Universidad de Santa Bárbara, Global Fishing Watch y la iniciativa Sea Around Us de la Universidad de British Columbia y la Universidad de Australia Occidental, Sala recurrió a datos satelitales para realizar un seguimiento a 3 620 barcos que estaban operando en mar abierto. Con estos datos el equipo pudo determinar los esfuerzos que se realizan para pescar, cuánto pescado se obtiene y cuál es la ganancia que genera la pesca.

Según la investigación, el costo de la actividad pesquera en altamar osciló entre USD 6 200 millones y USD 8 000 millones en 2014, mientras que los resultados mostraron desde saldos negativos de USD 364 millones hasta una ganancia máxima de USD 1 400 millones. En la investigación se estima que los gobiernos subsidiaron la pesca en alta mar con alrededor de USD 4, 2 billones en el 2014. “La pesca de altamar no rentable sin subsidios se transformaba en pesca rentable con subsidios”, dice Sala. Esto afecta principalmente a países como China, Taiwán y Rusia, que pescan más de la mitad de lo que se extrae mar adentro. Según Sala, sin la ayuda de sus gobiernos, la pesca industrial de estos países en altamar no sería viable. Las naciones que otorgan los subsidios más altos a sus flotas pesqueras en los mares internacionales son Japón seguido de España, China, Corea del Sur y Estados Unidos. En el caso de Japón, los subsidios son cuatro veces más de lo que se estima son sus ganancias por esta práctica.

El investigador de National Geographic explica que su intención es que se evidencie el problema de dedicar tanto dinero a la pesca industrial, sobre todo a la de arrastre, que está afectando los recursos marinos en aguas internacionales. Sala explica que otro de sus objetivos es que los países puedan ver lo que está ocurriendo en sus fronteras y puedan tomar mayores medidas. En las afueras de la Zona Económica Exclusiva de Ecuador y Perú, la flota china es la que tiene mayor presencia, ya que está en busca de atún y calamar. Durante el estudio, se evidenció la presencia de al menos 394 embarcaciones internacionales pescando en las costas de ambos países por un total de 840 miles de horas. Las operaciones más rentables de la flota china son las que se realizan en noroeste del océano Pacífico, donde se estima que los gastos en combustible son mínimos debido a la cercanía con su país.

Este estudio muestra que la mayoría de sus pescas no son rentables y las pérdidas más grandes se registran en el suroeste del Atlántico donde se evidenció una pérdida de USD 98 millones. Los subsidios han hecho que la pesca de calamar de esta flota sea rentable en los bordes de la ZEE de Perú.

Estas ayudas han permitido que actualmente exista una sobrecapacidad de la flota pesquera mundial, dice el autor del estudio. Con menor número de barcos, mejor manejo de la pesca costera y la creación de reservas marinas en altamar se podría ayudar a repoblar estas áreas para lograr un crecimiento más sostenible de sus poblaciones y satisfacer las necesidades de la población. En la actualidad, dice Sala, lo que se acostumbra es a agotar los recursos de una zona, para después moverse a otro lado y hacer la misma actividad.

El objetivo de esta iniciativa es encontrar, estudiar y proteger los últimos lugares silvestres del océano. Esta investigación está vinculada a la protección de los océanos y la vida marina y busca ser un aporte para la toma de decisiones internacionales para la creación de áreas marinas protegidas en altamar.

Leave a Reply

1525   Post in our HUB Storage

¡SUSCRÍBETE!

Contáctanos

Search

SUSCRIPCIÓN A EUROPA AZUL

¿No estas suscrito a Europa Azul?

La información más profesional del sector pesquero Mándonos tu email y nos ponemos en contacto. Te regalamos nuestro último número

Suscríbete

Revistas

Revistas

Directorios

Directorios