Noticia general

Las arenas, en peligro de extinción

Las arenas se están convirtiendo en un un recurso esencial en peligro de extinción. Inevitablemente asociada en la conciencia colectiva con las playas de nuestras vacaciones, la arena es sin embargo objeto de codicia mucho más allá del turismo. ¡Justo después del agua, es el segundo recurso mineral explotado por el hombre. El resultado de la alteración de una roca fuente por los agentes meteóricos más frecuentes: agua, viento, la acción de los ciclos de congelación y descongelación, por lo tanto, su naturaleza depende de su fuente: hay tantas arenas diferentes como rocas en el planeta! Tres criterios relacionados con sus granos permiten caracterizarlo: la naturaleza (mineral u orgánica), la forma (morfoscopia) y las dimensiones (granulometría). Estos dos últimos dependen de la duración del transporte y sus agentes de transporte: el viento y el agua, que pueden ser lluviosos, fluviales o marinos.

Autor
Nicolas Bernon Ingeniero de peligros naturales – litoral, BRGMOmnipresente en nuestra vida cotidiana, incluso si no lo sabemos, la arena entra especialmente en la composición del hormigón, su primer consumidor. Pero la explotación y el uso de este recurso no están exentos de consecuencias ambientales, económicas, sociales y culturales.

Además de las playas y el fondo marino, nuestras tierras también están llenas de arena. En Francia, las cuencas sedimentarias de Aquitania y París contienen debajo de nuestros pies vastas formaciones arenosas. SU presencia en el continente, en la superficie o en el subsuelo, proviene de un entorno pasado donde era posible el transporte y la deposición de sedimentos arenosos.

Se necesitan decenas o incluso cientos de miles de años para que la naturaleza produzca arena en grandes cantidades. Deben cumplirse dos condiciones: un clima propicio para la erosión del suelo y un área propicia para la deposición de sedimentos. En general, durante las fases glaciales, los casquetes de hielo continentales aumentan, el nivel del mar cae y la línea de la costa retrocede. Los ríos luego viajan largas distancias antes de llegar al océano, lo que aumenta su poder erosivo: este contexto favorece la formación y deposición de sedimentos arenosos.

La última edad de hielo terminó hace poco más de 18,000 años. Por ejemplo, en el Golfo de Vizcaya, el nivel general del mar estaba unos 120 metros por debajo del nivel actual. Desde entonces, el mar ha subido más o menos regularmente. Hace 14,000 años, su nivel era -80m por encima del nivel actual y hace 9,000 años a -20m. Durante aproximadamente 5,000 años, ha dejado de escalar más o menos, lo que limita fuertemente la entrada de sedimentos. Este empobrecimiento durante los últimos milenios induce que el stock de arena presente en nuestras costas ya no se renueve. A pesar de esto, sigue siendo ampliamente movilizado por las actividades humanas.

El sector de la construcción es el más codicioso en arena. Entra en la composición de hormigón y vidrio, pero también se utiliza en terraplenes marítimos. Sin embargo, no todas las arenas son adecuadas para estos usos. Los granos del desierto, por ejemplo, son demasiado pequeños y redondos para fabricar concreto. Es por eso que las arenas continentales, ríos y playas están bajo tanta presión. Pero estos preciosos granos también se deslizan en objetos más inesperados. Por ejemplo, juegan un papel central en el proceso de construcción de nuestras computadoras, nuestros cosméticos e incluso nuestros automóviles.

Estas numerosas aplicaciones implican extracciones masivas. La arena se extrae del suelo en canteras, es arrastrada por dragas hasta el fondo del océano o desechada en los ríos y en la costa. Todos estos métodos afectan la calidad del agua, por ejemplo al aumentar la turbidez, del aire y el suelo. Interrumpen los paisajes y ecosistemas, afectando la biodiversidad.

Es probable que estas muestras en la naturaleza también modifiquen el funcionamiento hidrológico de los ríos, la morfología costera y las corrientes marinas, y especialmente que causen erosión del suelo y la costa. A riesgo de exponer a las poblaciones a mayores riesgos de inundaciones, inmersión marina y erosión.

Objetivo de los tráficos

Por lo tanto, las posibles consecuencias de la extracción de arena no son solo ambientales, sino también económicas, humanas, sociales y culturales. Por ejemplo, el agotamiento del suelo y la pérdida de playas afectan los sectores de la agricultura y el turismo.

La demanda de arena en Marruecos ha llevado al desarrollo de canales ilegales de extracción de arena en la costa, y la extensión de Singapur, principalmente en los diques marítimos, está causando tensiones con los países vecinos. En India, la extracción de arena para sus minerales también está contaminada con ilegalidad y corrupción.

Por supuesto, su extracción no está exenta de impacto en el calentamiento global. Un informe de la OCDE de febrero de 2019 indica que la producción actual de hormigón representa el 9% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero, y proyecta esta cifra al 12% en 2060.

Sobriedad, eficiencia y materiales alternativos.

Otro estudio, de la ONU esta vez, también publicado en 2019, informa sobre la explotación de arena a escala global. Está interesada en la producción de cemento en 150 países. Considerando que el concreto tiene 25% de arena y 45% de sedimento grueso por unidad de volumen, concluye que los agregados (que incluyen ambos) son los materiales más explotados del planeta.

En 2010, su consumo anual global, todos los usos combinados, se estimó en 40 gigatoneladas. En 2017, la única producción de hormigón requirió 30 gigatoneladas. Una cantidad que podría llegar a 50 gigatoneladas por año en 2030, cifras que superan con creces la afluencia natural de ríos. Dada la creciente demanda de arena y las consecuencias de su explotación, esta tasa parece insostenible. En cuanto a la energía, la sobriedad y la eficiencia serán parte de la solución.

El informe de la ONU propone reducir el consumo de arena mediante el uso de materiales alternativos, la densificación urbana o la inversión en la renovación y el mantenimiento de los edificios existentes, en lugar de la demolición y la reconstrucción. . También recomienda centrarse en el reciclaje y la innovación para limitar las extracciones en el entorno natural.

Para alentar el despliegue de estas soluciones, parece esencial estandarizar las prácticas y regulaciones para la extracción de arena.

Leave a Reply

2632   Post in our HUB Storage

¡SUSCRÍBETE!

Contáctanos

Search

SUSCRIPCIÓN A EUROPA AZUL

¿No estas suscrito a Europa Azul?

La información más profesional del sector pesquero Mándonos tu email y nos ponemos en contacto. Te regalamos nuestro último número

Suscríbete

Revistas

Revistas

Directorios

Directorios